La Mesa General de Negociación ha aprobado las subidas salariales para los empleados públicos para los ejercicios 2022 y 2023. La primera asciende al 1,5% y será de aplicación inmediata en la nómina de noviembre; y la segunda, del 3,5%, desde enero de 2023, y una vez aprobados los Presupuestos Generales de Extremadura para 2023. Así lo ha expuesto la vicepresidenta primera y consejera de Hacienda y Administración Pública, Pilar Blanco-Morales, quien ha presidido la Mesa General de Negociación, en la que han participado los sindicatos CSIF, CCOO y UGT. La subida de 2022, que, según ha sostenido la vicepresidenta, se aprobará en el próximo Consejo de Gobierno para su aplicación inmediata, tiene carácter retroactivo desde el enero de 2022, su abono se realizará en la nómina de noviembre de todos los empleados públicos, e incluirá, además, el abono de las cuantías correspondientes a los meses de enero a octubre. Este incremento, que supone un coste para las arcas autonómicas de 33 millones de euros, se suma al 2% ya aplicado desde enero, por lo que se consolida una subida anual de las retribuciones del 3,5%.

La titular de Administración Pública ha destacado que Extremadura tiene un compromiso claro con sus empleados públicos que se materializa en la mejora de sus condiciones laborales, no solo en las salariales. En este sentido, ha señalado que en la Comunidad Autónoma ya se ha consolidado la jornada de 35 horas semanales, una cuestión que se incluye en el acuerdo estatal de esta materia. En cuanto al ejercicio de 2023, la subida salarial máxima será del 3,5%, cuya aplicación se concreta conforme al Real Decreto-Ley 18/2022, y contempla un incremento efectivo a 1 de enero del 2,5% y uno variable, del 1%, sujeto a la evolución del Índice de Precios al Consumo Armonizado (IPCA) y de la evolución del PIB. Concretamente, un 0,5% de dicha subida se aplicará si la suma del IPCA de 2022 y del IPCA adelantado del mes de septiembre de 2023 es superior al 6%, mientras que el 0,5% restante se computará en el caso de que el PIB nominal iguale o supere el estimado en el cuadro macroeconómico de los Presupuestos Generales del Estado para 2023. Si se aplica la subida en su totalidad, los empleados públicos de la Junta de Extremadura habrán experimentado un incremento del 16% de sus salarios entre 2016 y 2022.

CONVENIO CON MUTUA COLABORADORA

La Mesa General de Negociación ha abordado, además, el convenio de asociación con una mutua colaboradora de la Seguridad Social para la cobertura de las contingencias profesionales del personal de determinados ámbitos de la Junta de Extremadura. La entidad seleccionada, a través de un proceso abierto y transparente, ha sido Fremap. Sobre esta cuestión, la vicepresidenta primera ha mantenido que el convenio no tiene como finalidad externalizar un servicio, ya que las mutuas no tienen ánimo de lucro, sino que se trata de una opción ya contemplada en otras entidades públicas regionales desde 1990, caso de las diputaciones, la Asamblea de Extremadura, la Universidad de Extremadura o los principales ayuntamientos.

El convenio, que abarca al personal de Administración General y docente, tendrá un alcance aproximado de 23.000 empleados públicos y, entre sus funciones, se encuentran la gestión de las prestaciones económicas y de la asistencia sanitaria, incluida la rehabilitación, en los casos de enfermedad profesional y de accidentes de trabajo, las prestaciones de riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural, las prestaciones de muerte y supervivencia derivadas de un accidente de trabajo o enfermedad profesional y la gestión por cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave del personal laboral.