El Grupo Parlamentario Popular remitirá este viernes, 12 de febrero, a la Junta extremeña su documento con aportaciones para los Presupuestos Generales de Extremadura (PGEx) y ha insistido en que el documento base que les ha hecho llegar el Ejecutivo regional contiene un aumento de la presión fiscal, algo a lo que se oponen los ‘populares’.

En rueda de prensa, la portavoz del PP en la Asamblea de Extremadura, Cristina Teniente, ha mostrado su sorpresa ante el hecho de que el documento remitido por la Junta sobre las cuentas del ejercicio 2016 «adolece» de algunas de las aportaciones realizadas por ellos a lo largo de los encuentros y reuniones sectoriales mantenidas.

De este modo, Teniente ha dado a conocer que el documento de trabajo que el PP remitirá a la Junta de Extremadura incluye dos bloques, uno correspondiente a ingresos y otro a gastos. Así, en cuanto al de ingresos, ha recalcado Teniente la oposición de su partido a que suba la presión fiscal en la región, algo que, en su opinión, sí se hace en el documento del Ejecutivo regional.

«Entendemos que es una subida que es injusta, que es caprichosa y, lo que consideramos más grave, si no tiene un impacto determinante en la recaudación y tiene este impacto negativo en los contribuyentes además más vulnerables, es una subida que solo puede tener un fin, y el fin es puramente cosmético, lo que pretende esta subida es ponerle al presupuesto algo de maquillaje morado (en relación a Podemos)», ha asegurado.

Por su parte, en cuanto al apartado de gastos, el PP ha mostrado también su sorpresa por el hecho de que, tras semanas de negociaciones, no se haya incluido en el documento de la Junta una propuesta concreta sino una serie de propuestas «genéricas» y con «poca precisión en la definición» de unas inversiones que los ‘populares’ habían marcado «con nombres y apellidos.

De esta forma, y según ha considerado Cristina Teniente, la Junta de Extremadura está aún «a tiempo» de que el documento final de los presupuestos para 2016 que entre en la Asamblea de Extremadura «recoja las propuestas (de su partido) que han estado en la mesa negociación», y que «no son imposibles de llevar a efecto».