La Consejería de Sanidad y el Servicio Extremeño de Salud afirman que en los centros sanitarios extremeños se han atendido un caso de listeriosis confirmado, y otros cuatro casos con síntomas compatibles con esta enfermedad, que todavía se encuentran pendientes de confirmación mediante estudio microbiológico. El pronóstico de los cinco pacientes es leve y todos ellos han recibido el alta y se encuentran en sus domicilios.

El paciente con listeriosis confirmada había consumido la carne en una localidad andaluza, igual que dos de los casos pendientes de confirmación. En los otros dos casos sin confirmar todavía no se dispone de esa información.

La Consejería de Sanidad y el SES hacen un llamamiento a la tranquilidad de los ciudadanos, recordando que la listeriosis solo se transmite mediante la ingestión del germen presente en la carne contaminada, y nunca mediante contacto humano.

También piden a los ciudadanos que hayan comprado la citada carne que, si no lo han hecho todavía, no la consuman y la desechen, y en caso de que la hayan consumido que acudan a su centro sanitario de referencia. La misma recomendación deben seguir las personas que hayan veraneado en Andalucía y hayan consumido este tipo de carne, dado que el período de incubación de esa enfermedad es muy largo, de hasta 70 días.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria comunicó a la Junta de Extremadura el pasado viernes día 16 a última hora de la mañana que una pequeña partida de carne contaminada de la empresa sujeta a investigación en Andalucía se había vendido a un establecimiento de la ciudad de Badajoz. Inmediatamente inspectores de la Dirección General de Salud Pública se personaron en el establecimiento referido para retirar el producto y recabar la información necesaria. Los responsables del establecimiento confirmaron a los técnicos de Salud Pública que efectivamente habían recibido y puesto a la venta diez kilos y 900 gramos  de la carne mechada marca «La Mechá», que se había vendido ya en su totalidad al corte, en pequeñas cantidades, a distintos consumidores.

Al mismo tiempo, a primera hora de la tarde del viernes, se comunicó la alerta a los responsables clínicos de los centros sanitarios de la región y al 112, para que estuvieran prevenidos por si recibían algún paciente con síntomas compatibles con esa infección, e indicándoles el procedimiento de actuación en ese caso.

El SES quiere resaltar la rapidez de la actuación de los servicios de inspección de la Dirección General de Salud Pública y su inmediata coordinación con los centros sanitarios de la región, y transmitir a los usuarios la confianza que pueden tener en la preparación y eficiencia de los profesionales de ambos servicios en la protección de la salud de los extremeños.

José María Vergeles pide tranquilidad ante los casos de listeriosis en Extremadura

El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, ha hecho un llamamiento a la tranquilidad y la calma ante los casos de afectados por listeriosis en Extremadura.

“Es una enfermedad –ha señalado Vergeles- que en la mayoría de los casos produce cuadros leves o incluso se pasa sin síntomas ninguno, además existe un tratamiento antibiótico que trata perfectamente la infección”.

La listeriosis solo se transmite mediante la ingestión del germen presente en la carne contaminada y no se contagia entre las personas. “Se puede convivir perfectamente con personas que tienen listeriosis por lo que no hay motivo de aislamiento en los pacientes, de hecho, el 10% de la población podemos ser portadores de listeria sin tener ningún síntoma”, ha añadido Vergeles.

En Extremadura hay cinco casos, uno de ellos confirmado. Dos atendidos en los centros hospitalarios de Mérida que ayer estaban en observación y casi con toda seguridad serán dados de alta a lo largo del día de hoy; dos en el de Llerena y uno en Badajoz, estos tres últimos ya dados de alta.

“Todos los que han presentado síntomas tienen un cuadro leve y tres de los cinco tienen el antecedente epidemiológico de haber consumido carne mechada La Mechá en Andalucía, los otros dos casos podemos considerarlos como esporádicos de los que se presentan en la comunidad anualmente”, ha dicho el consejero.

En España hay unos 300 casos al año y en Extremadura entre ocho y nueve casos al año. Las personas con las que hay que tener un especial cuidado son las personas mayores, niños y embarazas, si bien, ha indicado que “en Extremadura no hay ninguna embaraza con listeriosis de la que tengamos conocimiento, y tampoco hay ningún caso grave”

La bacteria desde que se consume hasta que da los primeros síntomas tiene un periodo prolongado de incubación, llegando a los 70 días, “pero suele ser alrededor del día 21 cuando aparecen los primeros síntomas por lo que aquellas personas que hayan consumido el producto y tengan un cuadro como malestar, gastroenteritis o fiebre deben de acudir a su centro de salud para que se les aplique el tratamiento adecuado”.

El brote epidemiológico de Andalucía se inició el 5 agosto y a continuación se empieza la investigación para detectar el origen del brote. Se lanzó la alerta desde Andalucía a la red de alerta de seguridad alimentaria del Ministerio de Sanidad el día 15. El día 16 de agosto a las 14:45 horas se recibe la alerta en el resto de comunidades autónomas por parte de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria.

El mismo día 16 se pone en marcha en Extremadura el seguimiento del producto, de la que solo se ha vendido en la ciudad de Badajoz una cantidad de 10,900 kilos a particulares. “Lo que se ha hecho es retirar el producto del mercado, por lo tanto, está eliminada la fuente de origen en Extremadura”, ha manifestado el consejero.

El día 16 de agosto se avisó al servicio de alertas y emergencias 112 y todos los centros de salud y hospitalarios con el objeto de tener en cuenta los antecedentes epidemiológicos y los síntomas de cada paciente para poder tratarlos adecuadamente.

El vicepresidente segundo y consejero de sanidad y Servicios sociales ha estado acompañado en la comparecencia ante los medios por el gerente del SES, Ceciliano Franco; el subdirector de Seguridad Alimentaria, Santiago Malpica; y el subdirector de Epidemiología, Julián Mauro Ramos.