Fusionar el deporte popular de modalidades tan en auge como el trail (carreras pedestres por montaña, senderos y caminos rurales) con zonas alejadas del mundanal ruido donde se encuentran ubicadas pequeñas poblaciones, a veces desconocidas incluso para paisanos que viven a escasos kilómetros, puede ser una combinación muy efectiva para ir aliviando la tan cacareada despoblación rural. Al menos por un día.

Este tipo de eventos se pueden convertir en una alternativa mucho más eficiente y real a la hora de promocionar una zona que la de invertir pocos (o muchos) miles de euros en ferias turísticas de índole mundial, donde lo más que puede aspirar una población extremeña como Valle de Matamoros es aparecer en algún folleto de la mancomunidad a la que pertenece o de Extremadura en un mostrador. Eso con suerte.

Si estas localidades tienen la suerte de contar con un vecino con experiencia en trail como es el de este joven profesor placentino de primaria con plaza en Valuengo, Daniel Remón, “pero adoptado en el Valle de Matamoros desde hace algunos años y apasionado de las carreras por montaña”, deporte donde ha llegado a destacar con triunfos en pruebas de la Copa de España, el resultado no debería ser malo.

La primera edición del Trail Valle de Matamoros venía con éxito antes de dar el pistoletazo de salida, porque donde se esperaba contar con un centenar de participantes “como mucho” el resultado final se multiplicó por dos. Entre los deportistas inscritos estuvieron representados casi todos los pueblos de la provincia de Badajoz, unos cuantos de Caceres pero también llegaron desde Sevilla, Albacete, Huelva, Toledo  además de una nutrida representación portuguesa. Lo que viene a ser la mitad de la población vallera en la actualidad. Primer objetivo superado.

Pero quedaba el examen final. El de verdad. Y este tuvo lugar el pasado domingo 1 de diciembre en un paraje espectacular conocido como El Molinito, punto de encuentro de ocio para valleros y valleras y dónde los más de doscientos osados deportistas tenían ubicado el punto de encuentro.

No les importó la climatología adversa ni el tremendo recorrido de cuestas arriba, cuestas abajo que el “profe” Remón les tenía preparado. La legión de voluntarios y voluntarias formada por familiares, vecinos, conocidos, asociaciones y clubes deportivos de poblaciones cercanas hicieron el resto. La propia alcaldesa del Valle de Matamoros, Lola Borrachero, nos recibía según íbamos llegando con un buen café y migas extremeñas. Buen comienzo.

CARLOS RODRÍGUEZ Y MINERVA MUÑOZ GANAN LA PRUEBA REINA DE 20 KILÓMETROS

A las diez y cuarto de la mañana, con una fina y persistente lluvia que también se sumó a la fiesta deportiva, arrancaba la prueba reina de 20 kilómetros de recorrido y 1200 metros de desnivel positivo.

Después de 1 hora, 42 minutos y 14 segundos exactamente,  Carlos Rodríguez, del Trail Comesuelas pacense, rebasaba la línea de meta logrando la victoria absoluta de esta primera edición.

La segunda plaza era para Ramón Rodriguez del equipo luso Casa do Benfica-Reguengos de Monsaraz (1:46’20”) y la tercera posición sería para Juan Ramón Sánchez, del Extremadura Sport (1:46’42”). Rodríguez afirmaba “haberse divertido mucho a lo largo del recorrido con todo tipo de terreno, muy duro con el toque extra que le ha dado el agua pero paisajísticamente muy bonito. En cuanto a mi participación he tratado de imponer un ritmo desde el comienzo que pudiera mantener y siempre controlando a los rivales. Espero volver a la segunda edición”.

En mujeres, la placentina Minerva Muñoz, con un tiempo de 2 horas 12 minutos y 32 segundos se imponía con claridad a Conchi Casquet (2:23’50”), segunda clasificada, y María Luisa Giraldo (2:40’56”), del Carreristas de Montaña, era tercera.

Muñoz también afirmaba haber sufrido y disfrutado del recorrido al que espera volver el año que viene. “Es muy bonito pero sinceramente cuando compito y más con el tiempo que hemos tenido hay que ir pendiente del terreno para evitar sorpresas. Me ha sorprendido este tipo de terreno en el sur extremeño muy parecido a la zona del norte extremeña por dónde suelo entrenar”, nos comentaba la vencedora.

VICTORIAS ABSOLUTAS EN 9 KILÓMETROS PARA CHACÓN Y CHAVES

En la prueba corta, la de 9 kilómetros y 550 metros de desnivel, el segedano Francisco Javier Chacón, del equipo CT Bahía de Málaga, se impuso con un tiempo de 51 minutos y 33 segundos. La segunda plaza fue para Abel Caro, de Salvatierra de los Barros (51’59”) y la tercera posición sería para el jerezano José María Álvarez (52’18”).

Chacón también destacaba “lo espectacular del sitio, maravilloso, no conocía esta zona y la verdad es que ha sido un verdadero descubrimiento correr esta prueba. En cuanto al trazado técnico y la organización no tiene nada que envidiar a ninguna de las pruebas que conozco incluso de fuera de Extremadura. Y he corrido unas cuantas. Me voy muy satisfecho tanto con mi resultado como haber conocido esta carrera. Si puedo estaré aquí el año que viene, seguro”.

El triunfo absoluto en esta distancia para chicas fue para la fontanesa María del Carmen Chaves, del Run Beer La Parra, que paró el crono en 1 hora 8 minutos y 38 segundos, seguida por su compañera de equipo Lidia Cabrilla (1:12’03”).

Chaves estaba encantada con su lote de productos gourmet y cremas musculares que se llevaron los cuatro vencedores absolutos y comentaba sobre el recorrido haber disfrutado mucho. “Ha sido una prueba muy entretenida, nos lo hemos pasado genial. Para mi correr un trail es mojarme, llenarme de barro y disfrutar como lo hemos hecho. El ambiente muy bueno y no sólo pienso repetir si no que intentaré enganchar a más gente para que vean un sitio como este. Es una buena opción para dar a conocer estos pueblos que ni siquiera nosotros que vivimos muy cerca conocíamos la zona.”

Al margen de la competición también había prevista una ruta micológica de 3 kilómetros de cuya recolección la organización tenía previsto hacer un arroz con setas para todas las personas allí presentes.

CLASIFICACIONES: