Hacer deporte o incrementar la actividad física en nuestras vidas es, junto al dejar de fumar, uno de los grandes propósitos que muchos ciudadanos se plantean cada vez que empieza un año nuevo.

Sin embargo, las estadísticas demuestran que un número bastante notable de personas abandonan el “reto” , antes incluso de finalizar Enero. Y nos son pocos los que comienzan “con mucho fuelle, marcándose metas irreales y, por ello, no pueden cumplirlas y desisten”.

Así lo ratifica el fontanés Enrique Morgado, un hombre que ha hecho del deporte su vida. Morgado ha sido docente de educación física, montó el gimnasio “Gran Maestre” en Fuente del Maestre, en el año 1.987 , y fue entrenador regional y nacional de judo y jiu – jitsu . Actualmente, aunque jubilado de la docencia, sigue trabajando en el gimnasio que ahora dirige su hija Pura Morgado de la Cruz, y donde se imparten numerosas y variadas disciplinas deportivas.

Su larga experiencia en el ámbito deportivo le avala para ofrecer una serie de pautas para no abandonar el propósito citado.

“En primer lugar, recomiendo hacer deporte o cualquier actividad física en grupo; tanto si nos apuntamos al gimnasio, como si nos vamos a andar: Aquí hay un factor de socialización importante, que nos permitirá seguir con la motivación alta del principio, y  que el propósito tenga continuidad. Yo he sido judoca profesional muchos años, y entrenar tú sólo es más duro, hay que tener mucha disciplina”.

“Otro factor fundamental es respetar el horario que nos hemos marcado. Contribuye a mantener el principio de continuidad , tan importante cuando empezamos una actividad física”.

“Una de las causas por las que se abandona el propósito es porque muchas veces queremos avanzar más de lo que nuestra forma física o nuestro entrenamiento nos permite.  Es el tipo de personas que llevan mucho tiempo sin hacer deporte, o nunca se lo habían planteado, y de repente quieren correr antes de caminar … Es un error que lleva a muchos y muchas a desistir. La actividad física, en estos casos, debe ser gradual en su intensidad, adaptarse a nuestro perfil».

Y explica: “ Hay tres tipo de intensidad en la actividad física; la ligera , la moderada y la vigorosa. Y aquí aplico lo que llamo el test del habla. Es decir, la primera te permite habla y cantar. La actividad moderada es la que sólo te permite hablar. Y la vigorosa es la más dura, la que no te permite concentrarte nada más que en la misma. Para la moderada y la vigorosa, es necesario contar con asesoramiento profesional”.

Por último, Enrique Morgado ha sugerido de forma contundente “que en los pueblos dejemos de usar tanto el el coche”: “Si son todo ventajas, económicas, de salud … Yo he sido docente muchos años, y he visto cómo hay padres que viven muy cerca de los colegios, pero llevan a sus hijos en coche. Es muy importante inculcar a los niños, desde pequeños, la necesidad de tener actividad física, algo que les va acompañar el resto de sus vidas”.

Y es que el gran objetivo de fondo, el que debe prevalecer en cada propósito, “es el de conseguir integrar el deporte o la actividad física en nuestras vidas.  Esto repercute de forma directa en nuestra salud; que como dice la OMS, no sólo es ausencia de enfermedad, sino un estado de bienestar físico, mental y social”.