El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en Sentencia del 19 de marzo reconoció por primera vez en la historia, que las Administraciones Públicas españolas abusan de sus trabajadores públicos temporales y, casi tres meses después, una sentencia dictada por un juzgado de Alicante, transforma en fija a una funcionaria interina del Ayuntamiento de esta localidad levantina.

Es la primera a nivel estatal y crea un precedente para las miles de demandas que se han presentado con este objetivo. En consonancia con lo dictado por el TJUE, concluye que existe un abuso por parte del Consistorio alicantino al mantener como temporal a una empleada pública que realizaba labores «ordinarias, estables y permanentes”.

El juzgado entiende que la sanción que merece la Administración empleadora debe ser la transformación a fija, y rechaza otras alternativas como concederle una indemnización, ya que el ordenamiento estatal no prevé esta posibilidad, o convocar un proceso selectivo para cubrir esa plaza, pues considera que licitarían otras personas además de la afectada, por lo que la demandante se vería agraviada, y sobre todo porque la infractora (Administración) no se vería penalizada.

Esta sentencia ha sido valorada por la Asociación PILTEX (Personal Interino y Laboral Temporal de Extremadura) como muy positiva, ya que por fin ven materializadas sus reivindicaciones. En palabras de su presidenta, Marisa González, “ésta es sólo la primera de cientos de sentencias que vendrán en los próximos meses, en respuesta a miles de demandas que se han interpuesto en España. Es la única salida que nos ha dejado nuestro empleador, al hacer caso omiso a nuestras reivindicaciones. Siempre hemos mantenido que la solución más fácil y a coste 0 hubiera sido cumplir con la Directiva Europea, pero nos vemos ignorados continuamente, y no sabemos por qué motivo no hay voluntad política para solucionar ésto de la mejor manera. Nos han obligado a acudir a la Justicia, que era la última opción que nos quedaba.

Nuestra reivindicación es la transformación de nuestra relación laboral temporal en fija, por haber sido abusados en la temporalidad durante décadas, siendo utilizados y desechados como a meras cosas. Pero somos personas, en su mayoría mujeres con cargas familiares y detrás están muchas familias extremeñas para las que esta forma de proceder de las Administraciones son auténticas tragedias, pues tras toda una vida dedicada al servicio público nos vemos abocados a la precariedad laboral y al riesgo a la exclusión social.”