Desde PIDE valoran muy positivamente que, finalmente, no se vaya a recortar la plantilla docente para el curso 2020-2021, y que, además, se vaya a aumentar la plantilla en 614 plazas (167 de maestros, 419 secundaria y 28 del FP para el empleo) con respecto a la propuesta anterior de reducir 302, aumentando la plantilla en algo más de 312 docentes.

El aumento de plantilla docente era muy necesario para afrontar con garantías sanitarias y educativas la nueva normalidad que se implementará el curso que viene, de esta manera se cumple la pretensión sindical de revertir los recortes y aumentar el número de docentes como base necesaria de la que partir para la organización del nuevo curso, aunque consideran insuficiente el aumento de plantillas y creen que la Administración educativa ha podido hacer un esfuerzo mayor.

Tanto la Consejera de Educación, Esther Gutiérrez, como el nuevo Secretario General de Educación, Francisco Amaya, han escuchado las demandas sindicales (con movilizaciones incluidas) y de toda la comunidad educativa; hay que reconocerles ese esfuerzo, pero, no obstante, creen que aún es posible un aumento mayor de plazas en plantilla.

«PIDE ha luchado con ahínco para llegar a este escenario positivo que supone la creación de plazas y nos convertiremos en “notarios sindicales” para da fe del cumplimiento de los acuerdos y seguiremos exigiendo un mayor aumento de plazas. PIDE seguirá con su acción sindical incansable en defensa la educación pública, que es nuestra seña de identidad».