Satu Lagar ha sido reelegido al frente de la secretaría general de CCOO de Industria de Extremadura con el voto unánime de los 39 delegados y delegadas que han participado en el Tercer Congreso de esta federación celebrado en Badajoz con el lema “ReEvolución en marcha”.

En el Congreso también se han aprobado la composición de la Comisión Ejecutiva y la línea de actuación de CCOO de Industria para los próximos cuatro años, con importantes retos por delante ante la necesidad de industrializar la región, aprovechando los fondos de recuperación europeos y los proyectos industriales relacionados con el cambio de modelo productivo.

En este congreso, han participado finalmente 39 delegados y delegadas en representación de las 2.900 personas que están afiliadas a esta federación en toda Extremadura en sectores como la industria, la química, el textil o el agroalimentario. CCOO es el sindicato mayoritario en este sector en la región y en el país

En declaraciones a los medios de comunicación, Satu Lagar ha subrayado la importancia de que la industria tenga más peso en la economía de Extremadura. “Nos urge la industrialización de Extremadura para salir de esta crisis lo más reforzados posible» y, lo que se decide en este tercer congreso “son las políticas del sindicato sobre este proceso”.

La apuesta por la industrialización, señala Lagar, tiene que ser decidida. «Somos potencia en energías renovables y en productos agroalimentarios, y ahora también en producción minera, y todo eso se tiene que traducir en una reindustrialización real de la comunidad autónoma», asegura.

En este 3º Congreso, han estado presentes también la secretaria general de CCOO de Extremadura, Encarna Chacón, otros responsables del sindicato en la región y el secretario general de la Federación Estatal de CCOO de Industria, Agustín Martín.

La industrialización es la asignatura pendiente de Extremadura

Para Encarna Chacón “la industrialización es la asignatura pendiente de Extremadura, no podemos seguir siendo objetivo uno” y, ese sentido, ha indicado que los fondos europeos de reconstrucción son “una oportunidad» para mejorar las infraestructuras y potenciar el desarrollo industrial de la región.

Chacón ha hecho énfasis en la calidad del empleo que ofrece la industria en comparación con otros sectores como los servicios, que tienen condiciones de trabajo más precarias, peores salarios y generan menos empleo.

Gracias a los fondos europeos y la transición ecológica y a otro modelo productivo “Extremadura vive un momento histórico que se tiene que aprovechar», defiende.

Así, indica, la comunidad extremeña es la sexta región en producción eléctrica, y más 76% de esta se exporta. “Es el momento de que no solo produzcamos esa energía sino aprovecharla para industrializar nuestra región”, añade Encarna Chacón.

Con respecto a la industria del automóvil, y en concreto en el coche eléctrico, ha dicho que Extremadura tiene «recursos para poner en marcha esos proyectos desde el inicio hasta el final».

Sobre la posibilidad de que la región acoja una fábrica de baterías, ha dicho que, si al final hay mina, esto debe implicar que la región se convierta en un polo industrial de transformación del mineral, no solo de su extracción, y que además de la fábrica también tienen que establecerse empresas paralelas de componentes de automóvil.

España necesita varias fábricas de baterías de litio

En el mismo sentido, el secretario general de la Federación Estatal de CCOO de Industria, Agustín Martín, también defiende que Extremadura «no puede perder la oportunidad» de contar con una fábrica de baterías, ante la previsible alta demanda que tendrá este componente por las expectativas de producción del coche eléctrico.

Unas previsiones de producción que le llevan a considerar que en España hay capacidad para más de una fábrica de baterías, y en este sentido considera que sería «un desastre y perder una oportunidad», que el litio que alimenta esa fábrica venga refinado de china «y no aprovechar los recursos naturales que con todas las garantías medioambientales» se pueda disponer para recuperar «sectores que han sido muy potentes», como el de la minería metálica.

Martín subraya que la pandemia ha puesto en evidencia que se necesita una industria fuerte, y además de que sea una «industria de país», y no dividida en políticas por cada una de las 17 comunidades autónomas. “No podemos permitirnos que cada comunidad presente su proyecto industrial”

Una industria que además «garantiza el arraigo de la población», y en este sentido ha rechazado que España siga «exportando los recursos naturales y no generando riqueza de país, pero eso hay que hacerlo coordinadamente, con el conjunto de las comunidades autónomas y las empresas».

Otro de los sectores destacados es el agroalimentario, sobre el que ha señalado que Extremadura «no puede ser exportadora, sino transformadora de su materia prima hacia un producto de alto valor añadido, que es lo que produce arraigo, riqueza y empleo digno y de calidad».

Desarrollo del Tercer Congreso

El Congreso de la Federación de CCOO de Industria de Extremadura es el máximo órgano deliberante y decisorio de esta federación y se convoca cada cuatro años.

Su objetivo es determinar la estrategia general, la actividad sindical, la organización interna, debatir y modificar los planes de acción y estatutos del sindicato y elegir a las personas que asumirán su dirección: la Secretaría General y la Comisión Ejecutiva.

El Tercer Congreso, celebrado hoy, ha tenido lugar en la sede de CCOO en Badajoz con todas las medidas de seguridad y de distanciamiento previstas frente al COVID-19. Se ha llevado a cabo de manera presencial y telemática.

Además de una nueva Ejecutiva y el Plan de Acción, también se han elegido a los delegados y delegadas que asistirán a los congresos de nivel superior.

El proceso congresual de CCOO continúa así con dos fechas claves para el futuro; el 11º Congreso de CCOO de Extremadura, que se llevará a cabo entre el 20 y el 21 de mayo, y el 12º Congreso confederal, que se celebrará entre el 20 y el 23 de octubre.