La Asociación para la Donación de Médula Ósea de Extremadura ha sido la única entidad extremeña galardonada en la novena edición de los Premios Gepac “Hablemos de Cáncer”.

Los premios, organizados anualmente por el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), se realizan siguiendo el objetivo que tiene esta entidad de ámbito nacional: visibilizar la realidad del cáncer, las necesidades de los pacientes con esta enfermedad y la investigación en oncología.

En la gala, realizada de manera telemática el 22 de abril a las 19:00 horas, se entregaron premios a 10 categorías diferentes. En el caso de ADMO, el galardón obtenido vino de la categoría “Campaña más relevante contra el cáncer” gracias al programa “Jugando contra la leucemia”. Este premio reconoce la labor llevada a cabo por la asociación durante más de 24 años: el acompañamiento a pacientes y familiares de enfermedades oncohematológicas.

Y es que, a pesar de la difícil situación producida por la COVID-19, ADMO ha adaptado sus actividades de ocio terapéutico a una nueva realidad, en la que por medio de nuevas tecnologías hemos podido seguir atendiendo a las familias de pacientes con cáncer de manera segura.

Entre estas actividades encontramos los “Respiros Familiares” destinado tanto a pacientes infantiles que se encuentran ingresados en el Hospital Materno Infantil de Badajoz, como a las familias que se encuentran en alta hospitalaria, ofreciéndoles la oportunidad de relacionarse con otros en su misma situación, a través de actividades lúdicas que favorecen su normalización e integración social, evitando el aislamiento que a veces produce la enfermedad.

Además de realizar estos respiros familiares de manera virtual, también se han realizado otras actividades que nos permiten estar presentes en la vida cotidiana de las familias ADMO, a pesar de la distancia. Como son la celebración de los cumpleaños de los pacientes o el aniversario de su trasplante de médula ósea.

«Es muy emocionante ver las sonrisas de los pacientes a través de las pantallas. Saber que no se sienten solos a pesar de haber pasado momentos muy duros en la planta de oncohematología al no poder contar con voluntariado, ni actividades de ocio terapeútico presenciales. Es un honor haber recibido este galardón de una entidad nacional como GEPAC, este hecho, pone en valor el fuerzo y el trabajo desempeñado por la entidad durante todos estos años. Desde ADMO, y hasta que la situación lo permita, seguiremos acompañándoles de esta forma para seguir haciéndoles felices».