Durante 2020 la Diputación de Badajoz instaló desfibriladores semiautomáticos en 294 colegios y centros educativos de la provincia aunque la formación no se ha podido acometer hasta ahora debido a las limitaciones impuestas por la pandemia. En la primera etapa del proyecto fueron los ayuntamientos pacenses los destinatarios de esta equipación sanitaria y de la correspondiente formación.

La reanimación cardiopulmonar básica y el uso de desfibriladores externos automatizados por parte de personal no sanitario buscan poder proporcionar un socorro temprano para el soporte vital en primeras intervenciones frente a paradas cardiorrespiratorias donde la rapidez de respuesta es vital en la cadena de supervivencia.

Durante la segunda quincena del mes de junio se han realizado 9 acciones formativas entre Badajoz, Mérida, Don Benito y Olivenza, a las que han asistido 160 personas de 87 centros escolares de 29 localidades de la provincia. En total se formará a 594 personas en las 33 ediciones previstas para el conjunto de los 294 centros de enseñanza donde se han instalado los desfibriladores. A partir de septiembre será el turno de colegios públicos, concertados y Centros Rurales Agrupados (CRA) de poblaciones como Alburquerque, Jerez de los Caballeros, Castuera, Orellana, Fuente de Cantos, Azuaga, Montijo, Llerena, Zafra, Herrera del Duque, Almendralejo y Villafranca de los Barros.

La formación consta de 2 horas teóricas y 6 prácticas para profundizar en el papel a desarrollar por las personas intervinientes en la cadena de supervivencia. Se cuenta con un equipo docente de 27 personas a través de la empresa «Servicios Extremeños ENSEÑA S.L.», inscrita para este fin en la Junta de Extremadura y contratada por la Diputación de Badajoz con un coste de 31.500 euros.

Estas actuaciones se encaminan a garantizar la salud y el bienestar, así como una educación de calidad, contribuyendo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.