ASAJA EXTREMADURA califica de “inadmisible” para el sector agrario en esta comunidad autónoma el acuerdo al que ha llegado el Gobierno de Pedro Sánchez con los sindicatos para subir 15 euros, a partir del 1 de septiembre, el SMI para fijarlo ahora en 965 euros. “Esta es la gota que colma el vaso en una campaña con fuertes incrementos de costes de luz, carburantes, fertilizantes, abonos o piensos, sobre todo si tenemos en cuenta, además, que la aplicación de la nueva reforma de la PAC traerá aparejados importantes recortes en las ayudas que reciben los profesionales de la agricultura”, ha asegurado el presidente de esta organización agraria en la región, Ángel García Blanco.

García Blanco recuerda que en los tres últimos años el Salario Mínimo Interprofesional ha subido cerca del 40%, «una cantidad inasumible y que repercute directamente en la creación de empleo agrario, como reflejan a las claras las cifras del paro agrario en Extremadura en los últimos tiempos. Antes era uno de los motores de creación de empleo en la región y desde un tiempo a esta tarde son muchas las dificultades para realizar las contrataciones”, destaca el presidente de Asaja Extremadura.

En este sentido, recuerda que con unos costes de producción disparados “se va a hacer peligrar la viabilidad de muchas explotaciones; se destruirá empleo en el sector; se reducirán las oportunidades para nuevos empleos y se corre el riesgo de generar empleo sumergido”. De igual modo aumentará el riesgo de abandono de aquellos cultivos con mayor necesidad de mano de obra (viña, olivar, hortícolas, frutales…). “Todo esto supondrá destrucción del tejido productivo, de la actividad económica y mayores dificultades laborales para los núcleos rurales, aquejados ya seriamente por el despoblamiento y el abandono”, ha advertido García Blanco, que recuerda que ya expresó estas críticas hace tres años y el tiempo, desgraciadamente, “me ha venido a dar la razón, y ahora ocurrirá lo mismo o peor”.

Además, el dirigente agrario critica que esta nueva del SMI se realice de forma “unilateral por parte del Gobierno, con la connivencia de los sindicatos, pero sin contar con el consenso necesario de los que realmente proporcionan el empleo en nuestro país, los empresarios. Un gobierno que alardea de propugnar el diálogo social y el consenso no debería tomar decisiones tan trascendentales como esta sin tener en cuenta a los verdaderos artífices de la marcha de la economía y el empleo”, ha asegurado.

Por último, Ángel García Blanco pide al presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, a que inste al Gobierno Central a tomar otras medidas fiscales que al menos puedan atenuar el impacto que traerá el incremento de nuevo del SMI en el sector agrario extremeño.