La consejera para la Transición Ecológica y la Sostenibilidad, Olga García, ha señalado este martes que “es una evidencia que el crecimiento sostenido de las tecnologías renovables está empujando hacia abajo el precio de la electricidad en el sistema de fijación de precios”, ya que, ha añadido, un megawatio de fotovoltaica cuesta menos de la mitad que uno generado con gas.

Así lo ha expresado durante su intervención en la jornada “El precio de la electricidad en palabras de un consumidor”, organizada por el Operador de Mercado Ibérico de Energía (OMIE) para explicar la formación del precio de la energía eléctrica en la UE y los distintos conceptos de la factura a los consumidores.

Durante la jornada, Olga García se ha referido a la electricidad como un servicio esencial, un bien básico y de interés económico general que funciona en un mercado complejo “desde la generación hasta su comercialización, pasando por el transporte o la distribución”.

También se ha abordado el carácter marginalista del sistema eléctrico que funciona en España y en Europa, y que repercute en que sea el precio diario de la tecnología generadora más caro el que marca el precio de todas las restantes ofertas.

La consejera ha abogado por una reforma del sistema actual hacia otro en el que las renovables tengan un mayor protagonismo. En este sentido, Olga García ha subrayado que “los picos de precios que estamos viviendo en las últimas semanas tienen una relación directa con componentes como el gas o el CO2”, por lo que las energías renovables deben tomar una presencia mayoritaria dentro de la generación de electricidad “para lograr adaptar el sistema a la realidad actual y a la que viene en los próximos años”.

En palabras de la consejera, y en referencia al cambio en las tarifas eléctricas, “el cambio de la factura de la luz desde el 1 de junio nos anima a canalizar nuestro comportamiento como consumidores hacia el ahorro y la eficiencia energética, evitando las horas punta y apostando por las renovables”.

De este modo, aclaraba Olga García, “con las nuevas tarifas tenemos un primer incentivo para adaptar nuestra demanda y nuestros hábitos a los diferentes momentos de generación renovable».