El presidente de APAG Extremadura ASAJA, Juan Metidieri, ha reclamado ayudas extraordinarias para las granjas de pollos ante la situación tan complicada que están atravesando por el encarecimiento de la factura energética y que puede desembocar en el cierre de muchas explotaciones.

Según ha explicado Metidieri, «las granjas de pollos deben mantener unas condiciones y una temperatura uniforme para preservar el bienestar de las aves, por lo que la factura de luz y gas es muy elevada. Con la subida de precios, el coste en este concepto se ha multiplicado, según el caso, por tres y por cuatro, que unido a otros conceptos, como los productos desinfectantes, están haciendo inviables las granjas».

El dirigente agrario ha indicado que «lo peor de todo es que vemos como cada día en los supermercados la carne de pollo está más cara, pero a los productores no les llega ni un céntimo de esa subida porque se la quedan los intermediarios. El productor siempre es el eslabón más débil de la cadena y eso no se puede consentir».

Desde APAG Extremadura Asaja, una vez escuchado al sector afectado, se han planteado como soluciones dos opciones: o que la subida del precio del kilo de pollo en los lineales se repercuta al productor o que el Gobierno saque una línea de ayudas “extraordinarias” solo para este año, para compensar este incremento en los costes, como sí se está haciendo en otros sectores.

Se ha querido recordar que «el sector de las granjas de pollos no recibe ningún tipo de ayuda ni subvención de manera específica, como puede ser la PAC, por lo que se considera que ante una situación extraordinaria se deben tomar medidas también extraordinarias, como esa línea de ayudas».

El sindicato agrario cree que «en el caso de que no se ofrezca una solución rápida las granjas irán a la ruina porque no podrán hacer frente a los pagos lo que desembocará en terminar con una producción vital para nuestro país, al tratarse de un producto que se consume fresco, que no se puede importar y que es muy asequible y sana para los bolsillos de los consumidores».

En definitiva, desde APAG Extremadura Asaja se ha pedido a las distintas autoridades, en la medida de sus competencias, que miren por el sector primario que está siendo uno de los más castigados con la subida de los costes de producción, puesto que no pueden repercutirlos, como sí están haciendo otros colectivos.