La Confederación de Empresarios y Autónomos de Extremadura (CEADE) ha mostrado hoy su apoyo al presidente de la Asociación Regional de Empresarios del Metal de Extremadura (Aspremetal), Francisco Pantín, que ha sido expulsado de la junta directiva de la CREEX, «sin notificación y sin explicaciones».

Para CEADE, Aspremetal es una asociación empresarial ejemplar y de gran importancia para en el tejido industrial extremeño, pues en la actualidad engloba a unas 700 empresas del sector del metal. «Son motivos que justifican sobradamente su presencia en las organizaciones representativas de las empresas de la región».

CEADE considera que «es una decisión arbitraria expulsar sin justificación a un representante legítimo de los empresarios que va en contra los principios de democracia, debate interno y transparencia que deben regir cualquier organización social».

CEADE recuerda que «la CREEX es una entidad que se financia prácticamente en exclusiva con fondos públicos, razón por la cual debería ser más exigente y estricta en el cumplimiento de principios fundamentales como la pluralidad, la democracia y la transparencia».