El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha señalado este martes a las Universidades Populares como organizaciones que han supuesto oportunidades para las personas en un mundo de mucha complejidad y enormemente cambiante. El jefe del Ejecutivo regional ha realizado estas declaraciones en Mérida, donde ha participado en la celebración del 30 aniversario de la Asociación de Universidades Populares de Extremadura (AUPEX), un acto al que también han asistido la consejera de Cultura, Turismo y Deportes, Nuria Flores; el director general de Política Universitaria, Juan José Maldonado; y el director gerente del SEPAD, José Vicente Granado. Allí, el responsable del gobierno autonómico ha indicado que «cada generación tiene sus afanes, sus esperanzas y sus problemas y la Universidad Popular ha ido, a lo largo de este tiempo, adaptándose a cada uno de ellos y a las peculiaridades de las generaciones con las que ha tenido que trabajar.»

El presidente ha resaltado el enorme esfuerzo realizado por AUPEX en este tiempo, un esfuerzo que, según ha dicho, tiene una gran importancia en una región como la nuestra. «Somos una región muy grande, una región de interior y con una población muy dispersa lo que supone que las administraciones necesitan apoyos para llevar sus competencias a todos los territorios», ha aseverado. Ha destacado la relevancia de trabajar unidos, juntos y comprometidos con una misma idea y un mismo proyecto y ha remarcado que AUPEX nació con la filosofía, «de rellenar un espacio de la sociedad para que la ley de la cuna no impusiera a las personas sus indefectibles consecuencias». Por ello, ha señalado que si se repasa la trayectoria y se comprueba todo lo que se ha hecho desde las Universidades Populares, se toma conciencia de la vida y de la historia de los pueblos y las ciudades de Extremadura.

«En todos los rincones de nuestra comunidad hay alguien que ha tenido la oportunidad de acceder a la cultura, de aprender un idioma, de participar en un proyecto de cooperación o de formarse en el ámbito de las competencias digitales». Para todo ello, y según ha considerado, «AUPEX ha sido un elemento extraordinario» y ha destacado el logro de minorar la brecha digital que de otro modo hubiera sido inmensa.

El presidente ha reflexionado sobre las organizaciones y las instituciones y ha manifestado que cada día adquieren más valor frente a aquellos que las dirigen. «Nosotros pasamos, pero las instituciones permanecen y probablemente en la Extremadura del futuro las Universidades Populares serán otras y con otras competencias nacidas de una región y un país distintos.» Por ello, ha apelado a sus dirigentes para dejar una organización más preparada y más formada para las próximas generaciones. El presidente se ha fijado en las competencias de AUPEX para llevar a cabo proyectos del mundo de la cooperación.

En ese sentido, ha relatado que él valora mucho este trabajo porque se siente «ciudadano del mundo, un mundo en el que existen muchas dificultades y donde hay una parte de la población que está bajo el umbral de la pobreza, donde la hambruna no es una excepción, sino una regla y donde la gente se sube a una patera sabiendo que puede morir porque es la única esperanza que les queda». Por ello, ha destacado que «la semilla de la preocupación por los que vivimos bajo el mismo sol» ha sido una constante permanente de AUPEX, una constante que ha convertido en una organización aún mejor.

El presidente se ha mostrado agradecido por la oportunidad de poder participar en este acto de celebración de cumpleaños y ha relatado que a lo largo de estos 30 años ha tenido la oportunidad de estar cerca y, por lo tanto, de «participar en vuestra trayectoria». En este punto el presidente ha tenido un recuerdo para el que fuera presidente de AUPEX, José María Rodríguez Guzmán, y ha reconocido su compromiso con el desarrollo regional y su trabajo para conseguir una sociedad más justa e igualitaria.