El Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y la ONCE han firmado esta mañana un convenio de colaboración para que el teatro y la cultura inclusiva estén presentes en la programación del 70º edición del festival. En esta programación se vuelve a apostar por la inclusión social desde la escena.

Al acto han acudido el director  del Festival de Mérida, Jesús Cimarro y por parte de ONCE el director ejecutivo de Promoción Sociocultural, Artística y Deportiva, Ángel Luis Gómez; el delegado en Extremadura, Fernando Iglesias García; el jefe de departamento de Promoción Cultural y Artística, Francisco José Maldonado Aguilar y el responsable del departamento de Servicios Sociales, Francisco Román Martínez García-Moreno.

Con la firma de este acuerdo, se establece que la ONCE asume el apoyo y la coordinación artística de la función del espectáculo ‘Miles Gloriosus’, de la compañía de teatro Muxicas de Ourense, perteneciente a una de las Asociaciones Culturales apoyadas por la ONCE y formada por personas con ceguera o deficiencia visual grave.

Se representará el 26 de julio en la extensión del Festival de Mérida en Regina.

Tanto Jesús Cimarro como el delegado de ONCE Extremadura creen que esta colaboración va más allá de la representación teatral que se hará en el Festival de Regina. “El teatro y el espectáculo es un refugio y una puerta que siempre debe estar abierta para las personas con independencia de sus capacidades” ha afirmado el director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida.

Fernando Iglesias ha considerado que “el Festival de Mérida es el mejor embajador de Extremadura” y agradece que posibilite que las personas ciegas puedan acudir al teatro “y disfruten de la obra en igualdad de condiciones y mostrar a la sociedad que tienen muchas capacidades”. Otro de los puntos importantes en los que se centra este acuerdo es la posibilidad de inclusión también para actores y actrices.

Por su parte, Ángel Luis Gómez Blázquez ha destacado que “necesitamos una sociedad más inclusiva” y que la firma de este acuerdo por quinto año consecutivo, “permite visibilizar que las personas con discapacidad pueden realizar obras con total normalidad”. El director ejecutivo ha agradecido además el espacio que el Festival de Mérida ofrece y que les impulsa a profesionalizar el teatro que actualmente realizan de forma amateur.