La presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín, ha reivindicado hoy la voz de las mujeres en Extremadura, España y el mundo. “Las mujeres no debemos estar en silencio, debemos alzar la voz”, dijo durante la inauguración de la exposición pictórica «Duende y Silencio» de la artista extremeña Carmen Palop, que durante todo el mes de marzo permanecerá expuesta en el Patio Noble de la Asamblea de Extremadura.

“Las mujeres hemos vivido durante muchos años en la coraza de ser duendes de nuestras casas. Hemos vivido en silencio cuando en nuestro fuero más interno éramos ese verdadero estilo vivo, esa alma apresada que debía romper los muros de la jaula”, declaró Martín durante su intervención.

La presidenta de la Cámara legislativa extremeña ensalzó la obra de Palop pues transmite, dijo, “el inconformismo de las mujeres con el presente y su deseo de cambiar el mundo en el que viven” y destacó la fecha elegida para la inauguración como el pistoletazo de salida a los actos que tendrán lugar mañana con motivo del Día Internacional de la Mujer.

“Es cierto que las mujeres que fuimos ayer no somos las mujeres de hoy, pero aún así todavía tenemos la tesitura de elegir entre el camino de adaptarnos al silencio o asumir las necesidades que el proceso requiere para liderar los cambios y contribuir a la aceptación de los mismos desde el diálogo y el consenso, pues ahí se encuentra la esencia misma de la democracia”, añadió.

El dolor y el olvido en 28 obras

La exposición está compuesta por 28 obras protagonizadas por mujeres y que tiene como hilos conductores el dolor y el olvido.

Durante su intervención, la autora, Carmen Palop ha explicado que la colección puede dividirse en dos líneas conceptuales, el duende y el silencio, en las que la mujer sería el nexo entre ambas.

En la primera de estas líneas, Palop pretende solidarizarse con “las mujeres, porque son las que casi siempre más sufren la marginación, el dolor o las pérdidas, junto con los niños y los ancianos”. Surge, según explicó, como “secuela” de una exposición anterior que bajo el título de “Mater Amantissima” giraba en torno al conflicto palestino-israelí y al sufrimiento que genera.

Un sufrimiento que en esta ocasión materializa a través de cantaoras flamencas “en pleno quejío” para emplearlo “como expresión universal del dolor” y en la que aparecen artistas como Antonia Torres “La Gamba” o Juana Vargas “La Macarrona”.

Para crear esta línea conceptual, Palop ha utilizado fotografías propias y del fotógrafo Diego Gallardo que fueron tomadas en la Peña Flamenca de Llerena durante las actuaciones de las cantaoras y que imprime sobre lienzo para añadir con posterioridad elementos pictóricos.

En cuanto a la segunda línea de la exposición, “que representa la parte del silencio” Palop afirmó que es un homenaje a las mujeres “que han sido portadoras del cante pero no han sido suficientemente reconocidas o no han tenido la proyección social que merecían”. Hay que tener en cuenta, añadió, “que el cante es una cultura de transmisión oral y son las mujeres, en las casas, las que han hecho esa labor”.

La artista emplea en esta línea la trasferencia de fotografías sobre lienzo para “añadir un valor temporal” a sus obras en línea con las mujeres que representa, que son “de principios de siglo”. “La impresión da una sensación de inmediatez, mientras que la transferencia no tiene tanta nitidez, es más plástica y más pictórica”, incidió. Las imágenes que utiliza son postales de principios de siglo

Por último, Palop declaró que ha tenido “mucho interés en que sea el día 7 de marzo para que coincidiera con la celebración del Día Internacional de la Mujer y he de agradecer a la Asamblea que me lo hayan concedido porque es un homenaje a las mujeres”.

La presentación ha contado con una performance a cargo de la actriz Charo Feria, quien ha guiado a los asistentes a través de la exposición.

Cabe recordar que Carmen Palop es licenciada en Bellas Artes, profesora de instituto y natural de Llerena.