María Robledo y Francisco Cerrato son dos residentes en la R.U. Hernán Cortés. Son la representación del alumnado que ha participado en la campaña solidaria Stop Malaria que impulsaron durante el curso escolar y que ha conseguido recaudar 15.000 euros. Este montante va a permitir salvar a unos 4.500 niños enfermos de países africanos pues cada vacuna tiene un coste de 4 euros. De esta cantidad, 7.000 euros son fruto de la recaudación lograda con diferentes actividades promovidas por la Residencia. Los 8.000 restantes los aporta la Diputación de Badajoz.     A la presentación del resultado final de la campaña han asistido, junto a los alumnos mencionados, la diputada delegada y el director de la Hernán Cortés, Mª Ángeles Calvo e Isabelo Fernández, respectivamente; y el representante de Médicos Sin Fronteras en Extremadura, Andalucía, Canarias y Ceuta y Melilla, Gonzalo Martínez.

María Robledo ha recordado que la campaña Stop Malaria fue una iniciativa propuesta por la dirección de la Residencia “como una manera de devolver a la sociedad lo que nos concede a nosotros al permitirnos alojarnos sin coste alguno” en el centro Hernán Cortés,

Las iniciativas para recaudar fondos han consistido en la venta de pulseras solidarias, rifas, el montaje de una obra de teatro por residentes que giró por pueblos de Badajoz y ciudades como Sevilla y Toledo, la marcha solidaria  «5.000 metros, 5.000 vidas», además de aportaciones voluntarias de particulares, ayuntamientos y de varios colegios como el pacense “Segura Covarsí” que organizó un mercadillo solidario para el proyecto.

El representante de Médicos Sin Fronteras ha agradecido la iniciativa, calificándola de “significativa” ya que 400.000 personas mueren cada año por la enfermedad, de las que el 70% son niños y mujeres embarazadas.

Para Mª Ángeles Calvo, la nueva política de la R.U. Hernán Cortés, con matriculaciones gratuitas, “intenta evitar las desigualdades existentes entre estudiantes del medio rural y el urbano para que todos disfruten de las mismas oportunidades”.  En este sentido, la diputada ha explicado que, por ese motivo, “queremos que los residentes se impliquen en proyectos solidarios”, una forma de revertir las condiciones ventajosas que tienen en solidaridad, implicación y compromiso.