El Museo de la Catedral de Badajoz ha abierto hoy su sala número 12, destinada a las piezas invitadas y que ha contado con el apoyo de la Diputación de Badajoz. Precisamente, su presidente, Miguel Ángel Gallardo, la ha bautizado como la «sala de la provincia» del museo catedralicio. Además, éste ha iniciado su intervención hoy en el acto de inauguración teniendo un entrañable recuerdo hacia Antonio Franco, director del MEIAC recientemente fallecido, que consideraba que los museos contenían el «saber silencioso y reposado».

La apertura se ha realizado con la obra de Luis de Morales ‘Virgen con Niño Jesús y San Juanito’, del siglo XVI procedente de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, de Villanueva de la Serena. Acompaña a esta obra la pintura de Antonio Gallego Cañamero, natural de Don Benito, titulada ‘El picador’ que se encuentra en el Museo Provincial de Bellas Artes.

Son dos obras procedentes de Vegas Altas, una por su ubicación actual y la otra por la ciudad natal del autor, Don Benito. Con esta filosofía se irán ilustrando durante cada mes de este año las paredes de la sala: una obra sacra procedentes de iglesias y ermitas de pueblos de la provincia y otra del MUBA relacionada de alguna manera con la primera.

El director del Museo de la Catedral, Juan Román recordó que este templo es cabeza eclesial de un territorio que va mucho más allá de la ciudad y”siempre ha estado conectada con las diversas localidades de la diócesis y llamado a vincularse a los pueblos y ciudades de todo el territorio diocesano que casi coincide con el de la provincia de Badajoz”.

En esta ocasión se podrán observar en la Sala las piezas a través de la realidad aumentada, una visualización especial de la Parroquia de la Asunción de Villanueva de la Serena gracias a unas gafas 3D, además de la proyección de un vídeo sobre las principales fiestas de interés turístico de la comarca de Vegas Altas.

El arzobispo de Mérida-Badajoz, Celso Morga, y el presidente de la Diputación, Miguel Ángel Gallardo, firmaron el protocolo de colaboración entre ambas instituciones para llevar adelante este proyecto denominado ‘La pieza invitada’ cuyo objetivo es traer a la ciudad de Badajoz el rico patrimonio eclesiástico de la provincia.

En este sentido, Celso Morga recordó que ayer mismo estuvo en una pequeña iglesia del siglo XV en Zahínos, declarada Monumento Nacional, con un gran retablo barroco. “Tenemos un patrimonio muy rico ya que el cristianismo está aquí desde el siglo III”, añadió.

El presidente de la Diputación destacó la colaboración de dos instituciones que trabajan en ámbitos muy diferentes pero coinciden en la labor de servicio a la sociedad. “La Sala 12 se convierte en la Sala de la Provincia de Badajoz y durante un año el mundo rural estará presente aquí”, añadió.

Recordó que dentro de las iglesias y ermitas “hay un patrimonio increíble” y tuvo un reconocimiento para todas las personas que han protegido ese patrimonio, sobre todo mujeres y en tiempos muy difíciles.

En los próximos meses llegarán obras de Aceuchal, Barcarrota, Fregenal de la Sierra, Zafra, La Nava de Santiago, Quintana de la Serena, Segura de León, Mérida, Llerena e Higuera la Real.