Asaja Extremadura ha pedido la destitución fulminante de la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, por realizar un ataque directo al sector agrario que califican de “repugnante por responder a una persecución ideológica, sectaria e intolerable que no vamos a permitir».

Así se ha manifestado el presidente de Asaja Extremadura, Ángel García Blanco, que condena y rechaza que la ministra haya dado la orden de que comiencen en las comunidades autónomas campañas de inspección que detecten la posible existencia de trabajadores en el campo en “situación de esclavitud”, según ha ordenado la propia Yolanda Díaz, utilizando términos “irresponsables para el cargo que ocupa».

Esta ministra –señala García Blanco- vetó la presencia de Asaja Extremadura a la reunión convocada en el Ministerio de Trabajo en Madrid, con la presencia a última hora de su jefe Pablo Iglesias (vicepresidente del Gobierno), para tratar la situación de los trabajadores agrarios en nuestra región, dando muestra de un talante “sectario, que ahora vuelve a repetir».

Todo ello, además en unas circunstancias tan difíciles como la que estamos atravesando por la pandemia del coronavirus, y cuando el sector agrario ha dado muestras de una actitud ejemplar abasteciendo de productos a los mercados, mostrando su solidaridad en toda España entregando sus equipos EPIS a los sanitarios y contribuyendo a la desinfección de todos los pueblos de España. “¿Y cuál es la respuesta de la ministra? Un ataque fuera de lugar”, señala García Blanco.

En el cuestionario a realizar a los trabajadores agrarios se incluyen preguntas tales como: “¿Presenta el trabajador indicios de malos tratos como magulladuras?, ¿Existen otros indicios de confusión mental o de violencia?, ¿Notifican los trabajadores las amenazas dirigidas contra ellos, sus compañeros o miembros de su familia?”.

Asaja Extremadura considera inaceptable esta serie de preguntas, que culpabilizan de antemano a los profesionales del campo, “propio de un sectarismo ideológico inadmisible y un desconocimiento de la realidad agraria que exige el cese inmediato de alguien incapacitado para el cargo que actualmente ostenta”. De esta manera, consideran que “esta ministra, en vez de atacar a los agricultores, debería comenzar haciendo los trabajos en casa”.

Asaja Extremadura señala que esta campaña puesta en marcha por la ministra “está haciendo mucho daño a un país como España en el que la Agricultura es un sector estratégico y que además está demostrando su solidaridad y compromiso con el pueblo español en esta delicada situación, como han reconocido millones de personas incluido el Ministro de Agricultura, Luis Planas, al que solicitamos amparo ante este ataque de su compañera de Gobierno”.