La organización agraria Asaja Extremadura solicitará a la Unión Europea la intervención inmediata para salvar el Parque Nacional de Monfragüe ante el deterioro tan grave que atraviesa y que precisa de actuaciones urgentes con la finalidad de restablecer el equilibrio medioambiental que durante siglos los agricultores, los ganaderos y las gentes de sus pueblos han hecho de dicho parque un espacio único.

Ya en el 2013 ASAJA EXTREMADURA advirtió de la superpoblación de jabalíes y cervunos, lo que estaba comenzando a provocar interrelación con los animales domésticos. Con las mayores tasas de tuberculosis en ganado vacuno y caprino de todos los países que forman la Unión Europea, la consejería de Agricultura, con una coordinación entre todas sus direcciones generales, consiguió disminuir dicha prevalencia en las explotaciones ganaderas con el sacrificio de miles de cabezas de ganado y con un eficaz control poblacional del exceso de caza.

Pero esto se ha vuelto a romper por culpa de los “pseudoambientalistas políticos”, según advierte Ángel García Blanco, presidente de esta organización agraria. Hoy en Monfrague sobran aproximadamente unos 16.000 ejemplares de cervuno y 18.000 de jabalíes solo en el interior del parque, muchos de los cuales salen por las noches a las áreas de influencia para poder comer dado que el terreno se está esquilmando. “Y no se dan cuenta porque no pisan el terreno”, advierte.

De todos es conocido que el mayor valor medioambiental de este privilegiado espacio ha sido ese ecosistema de dehesa que permitió la convivencia de ganadería, con los magníficos ejemplares de cigüeñas negras, buitres, águilas reales, etc. Y por todo ello fue un modelo de desarrollo y de fijación de la población al territorio.

“Miren ahora la evolución de la población en los últimos años, peor que la España Vaciada de Teruel”, denuncia Ángel García Blanco, quien advierte que “todo esto va a desaparecer”. Con un diálogo de sordos, las reuniones que desde la Consejería ha celebrado con Asaja Extremadura, la Federación Extremeña de Caza, la Asociación de productores de caza (APROCA), la asociación de propietarios, los ayuntamientos, los científicos , esto es con con los afectados se han convertido en un panegírico de “idearios fundamentalistas ecologistas” que están convirtiendo a Monfragüe en un parque enfermo, con lesiones macroscópicas acreditadas por la propia Junta de Extremadura por encima del 98% en la población de caza.

“¿Y cuál es la respuesta?”, se pregunta Ángel García Blanco. Pues “mucho dialoguito”, “palmaditas en la espalda”, no se toma ninguna decisión y sobre todo “fundamentalismo pseudoambiental”.

Ángel García Blanco denuncia que “desgraciadamente esto casi no tiene vuelta atrás, está en la UVI y tenemos que sacarla de allí, entre todos, de un modo urgente”.

ASAJA EXTREMADURA, la Federación Extremeña de Caza, APROCA, los propietarios exigen un control poblacional que reduzca el exceso por todas las modalidades posibles que permite la legislación europea y nacional. “No crean que estamos pidiendo monterías, pedimos que las sociedades locales entren y cacen todo lo que puedan, que se hagan aguardos, recechos, que Monfrague restablezca el equilibrio perdido y vuelva a ser un paraíso y no un árido desierto envejecido”.

Estas organizaciones instan a que se haga caso al territorio, a los alcaldes, a los empresarios, a los agricultores y ganaderos, a los cazadores, a los que viven allí. Todos están en contra de las decisiones que se están tomando, bueno todos no, hay algunos “paniaguados “y “ofrecedores de platos calentitos” de fundamentalistas., que viven de esto, de “contar cuentos” sin haber pisado el campo.

Y hagan caso también al secretario general del Partido Socialista en la provincia de Cáceres, Miguel Ángel Morales, «que ha mostrado todo su apoyo ante las decisiones precipitadas, y como él mismo dice “No se han escuchado al territorio, lo que ha provocado un rechazo de nuestros alcaldes, que son los que conocen de primera mano, sin haber dado tiempo a la reflexión y ni tan siquiera plantear alternativas a corto y medio plazo”.

«Y mientras se hace cargo Bruselas, que desgraciadamente tendrá que tomar decisiones drásticas como ya pedimos en tiempo y volveremos a solicitar tales como es el cerramiento perimetral del Parque Nacional al modo que está haciendo Alemania para frenar la peste porcina africana, pedimos al presidente de la Junta que retire en consejo de gobierno las competencias a esta Consejería y las devuelva a Agricultura, que allí sí que hay gente que entiende o las asuma personalmente».

Y a propósito, sería conveniente la asistencia “virtual” a la reunión de la mesa de la tuberculosis que se celebra este viernes de algún representante de esta Consejería de Transición para que vayan aprendiendo.

Por eso, instan a que Begoña Garcia Bernal, consejera de Agricultura, asuma las competencias del parque, una vez que ya le quitaron las del tren que tuvo la legislatura pasada y que recoja éstas antes de que sea tarde.