El jueves 23 de Septiembre, el temporal DANA causaba estragos en la localidad de Puebla de Sancho Pérez, la precipitación de lluvia fue tan grande que el sistema de alcantarillado no fue suficiente para evacuar las lluvias torrenciales.

El Alcalde de Puebla de Sancho Pérez, José Agustín Reja, destacó que 15 días antes se habían estado limpiado las alcantarillas del pueblo, “donde se detectaron algunas cegadas con cemento por los vecinos para evitar olores y otras muchas cegadas por la escorrentía de limpiezas de hormigón o cemento de obras, y que estaban cegadas parcialmente, estando pendiente su sustitución por unas nuevas y algunas estaban tapadas con plásticos para evitar los olores”.

Pese a que la limpieza se realizó, la cantidad de agua precipitada fue superior a la que el alcantarillado podía absorber, provocando la sobrecarga de agua, sobre todo en algunas zonas como la carretera que une Zafra con Puebla de Sancho Pérez y Medina de las Torres, debido al agua que llegaba de los campos y calles aledañas.

Ante esta situación “se desatascaron muchas alcantarillas cegadas en sus rejillas, por hojas, mascarillas, latas aplastadas, papeles e incluso se llegaron a retirar chanclas de piscina, así algunas tuberías no daban abasto y levantaban las tapas de registro, expulsando agua a zonas de la carretera donde ya no daba abasto el alcantarillado público, y en otras se van a meter cámaras, para ver una posible obstrucción, ya que en las primeras trombas de la madrugada desaguaban haciendo correctamente su función”

Según los testimonios de los propios vecinos, esto provocó que el agua que venía de los campos saliera por las alcantarillas, aumentado así el volumen de agua de la carretera y anegando la intersección de esta con la calle arriba.

“En cuando el temporal amainaba, las alcantarillas hacían su función y las acumulaciones de agua desaparecían, pero una nueva tromba de agua, volvía a provocar la misma situación”, destacó el Alcalde.

Ante esta situación, el Alcalde destacó que se anegaron sótanos de particulares, empresas y algunas casas con una altura considerable, pero en casi todo el municipio, lo más común fue que los sifones de los patios no podían evacuar tanta agua, entrando está en la vivienda y en muchos casos saliendo por la puerta principal a la calle. Las dependencias municipales también han sufrido las trombas de agua, el colegio se inundó, debido a la caída precipitada de hojas de los árboles de los patios , los vestuarios del pabellón nuevo, el gimnasio se inundó al no poder evacuar tanta agua los canalones, en el campo de futbol de césped artificial con amortiguación de corcho, el agua y el viento provocaron que el corcho flotara y se fuera mucha parte del hacia un lado el campo. En los jardines de la calle Rosal, se desplomaba un árbol sobre las fachadas de los unifamiliares, haciendo caer también otros árboles cercanos. Los arroyos del concejo y del chorrero llegaron a saltar puentes pequeños en algunas zonas, como Gamito y el chorrero. Muchos caminos tendrán que ser reparados por las torrenteras que se han formado y otras zonas han sido limpiadas del material de esos caminos arrastrados durante cientos de metros.

“Pese a todo esto, nos sentimos afortunados frente a los daños ocasionados en otras localidades cercanas y porque no ha habido que lamentar daños personales, agradecer desde el consistorio la solidaridad entre vecinos que se ayudaron en esos difíciles momentos”.