Ingredientes:

  • 1 solomillo de cerdo
  • 3 cucharadas soperas de semillas de sésamo

Para la salsa:

  • 100 ml de tomate triturado
  • 3 cucharadas de azúcar moreno
  • 100 ml de zumo de naranja
  • 60 ml de salsa de soja
  • 2 cucharadas de miel

Elaboración:

En primer lugar vamos a preparar la salsa. Para ello, en un cazo ponemos a reducir el tomate triturado con el azúcar moreno, hasta que vaya espesando y convirtiéndose en una mermelada de tomate. Por otro lado exprimimos las naranjas y ponemos el zumo en otro cazo.

Agregamos la salsa soja al zumo de naranja y mezclamos bien con el cazo en el fuego. Añadimos las dos cucharadas de miel y las diluimos hasta que estén bien disueltas. Cuando el zumo y la soja con la miel empiecen a hervir, bajamos el fuego.

Incorporamos la mermelada de tomate en la salsa de naranja y soja con miel y removemos hasta mezclar bien. Entonces dejamos a fuego lento, hasta que la salsa haya reducido hasta casi la mitad de su volumen y haya espesado.

A continuación, vamos a cortar el solomillo de cerdo en medallones de dos centímetros de grosor.

Ponemos los medallones en un plato sopero y los cubrimos con tres cucharadas de la salsa dejando que marinen durante 30 minutos.

Ponemos una sartén a calentar y cuando esté muy caliente, ponemos los medallones ligeramente escurridos sobre ella, dejando que se vayan caramelizando en su exterior. Cuando demos la vuelta a la carne, añadimos una cucharada de la salsa y dejamos que vaya lacando la superficie de los medallones.

Una vez los medallones estén bien dorados, los pasamos a un plato con semillas de sésamo y dejamos que se impregnen por una cara. Colocamos los medallones en el plato de servicio con unas patatas fritas y recogemos el sobrante de salsa que quedó en la sartén y trazamos una línea sobre los medallones y listo