Desde PIDE, Sindicato del Profesorado Extremeño, exigen a la Administración Educativa que, a la mayor brevedad posible, convoque las mesas sectoriales pendientes para abordar temas como, por ejemplo, la mejora de las condiciones laborales del profesorado, negociación que ya está en curso y a lo que solo le falta el último trámite para poder llegar a un punto de encuentro y conseguir las mejoras adeudadas a los docentes extremeños.

Desde su punto de vista, «hay organizaciones que, rompiendo la unidad sindical, para justificar su ausencia
de la calle en estos cuatro años están utilizando este compás de espera para proceder con su habitual postureo en año de elecciones, movidos por un interés únicamente electoral, tanto de rédito sindical cómo político, intentando tapar,
entre otros fiascos, el que han ocasionado con el desastroso proceso de estabilización. Este tipo de organizaciones tienen un objetivo encaminado solo a supropio beneficio, perjudicando con ello el trabajo conjunto sobre el nuevo
documento de “licencias y permisos” que esperamos cerrar en breve y que esté envigor para septiembre. Solo manteniendo la unidad sindical conseguiremos mejorar las condiciones laborales y salariales de los docentes.

Asimismo, recuerdan a la Consejería de Educación que «la falta de negociación del nuevo calendario escolar para el curso 2022-2023, cuyo inicio será por imposición de la consejería el 6 de septiembre, compromete seriamente la planificación y desarrollo del curso escolar: los claustros, consejos escolares y reuniones de coordinación, la
elaboración de horarios y de programaciones didácticas y todas aquellas tareas previas necesarias antes de que los alumnos empiecen las clases. Consideramos necesario revisar y negociar el inicio del curso escolar para ajustarlo a la realidad de los centros».

PIDE se ha movilizado continuadamente, las dos últimas veces el 20 de abril y el 5 de mayo. La primera en Presidencia de la Junta de Extremadura, porque la Consejería de Educación no había negociado los currículos de Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato, así como negociación pendiente para la mejora de las condiciones
laborales de los docentes de la pública. Y la segunda el 5 de mayo conjuntamente con SGTEX (Sindicato de Empleados Públicos de Administración General) y SAE (Sindicato Técnicos Sanitarios) se concentraron reivindicando la recuperación del poder adquisitivo de los empleados públicos y la negociación de las condiciones
económicas de los trabajadores de la administración extremeña.

Por último, indican que se alegran de que las movilizaciones de PIDE sirvan de inspiración a otras organizaciones; «pero aquello que se hace por imitación, como simple escenificación teatral para justificar existencias y liberaciones difícilmente hoy puede tener éxito. Valga como ejemplo esa terrible manipulación que intentan despreocupándose estos cuatro años de los funcionarios de carrera y traicionando a los docentes interinos. En 2017 y en 2021 firmaron, por ejemplo, sendos acuerdos con dos gobiernos distintos para estabilizar plazas pero no a los interinos que las ocupan. El malestar de los docentes es de mucho calado. Toca bajarse al coso y “pelear” en las mesas de negociación para conseguir mejoras en las condiciones laborales del profesorado, y es obligación de la Administración convocar esas reuniones para llegar a acuerdos, a consensos, que certifiquen esas mejoras necesarias para los docentes de Extremadura que de nuevo tienen unas condiciones laborales y salariales a la cola de España. Advertimos a la Consejería de Educación de que no vamos a esperar mucho tiempo más para volver a la normalidad en las negociaciones. Los docentes merecen que ambas partes, Administración Educativa y Sindicatos, hagamos un esfuerzo para mejorar sus condiciones laborales».