Varios ganaderos encabezados por el presidente de Asaja Extremadura, Ángel García Blanco, han protestado esta mañana en el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Cáceres por la decisión de la Fundación Valhondo, en la que participa como uno de los principales patronos, junto a la Delegación del Gobierno, de desahuciar a 24 familias que viven del trabajo en estas tierras. Para desalojar a estos ganaderos del Pleno, donde han portado camisetas negras con el lema ‘Salaya Traidor’, la Policía Local ha intervenido y provocado heridas importantes a Ángel García Blanco.

Ángel García Blanco ha condenado los hechos desencadenados esta mañana y ha explicado que los ganaderos en todo momento se han manifestado de forma pacífica y portando silbatos como único gesto de protesta.

Sobre el problema en sí, el presidente de Asaja Extremadura ha explicado que esta Fundación cuenta con un rico legado de patrimonio rústico que en la actualidad se encuentra arrendado a agricultores y ganaderos profesionales que constituye su modo habitual de vida, siguiendo muchos de ellos la tradición y el oficio que les enseñaron sus padres.

García Blanco explica que durante la pandemia «fue ejemplar cómo la fundación rebajó e incluso condonó a los arrendatarios de los locales de negocio e inmuebles de su propiedad, parte de las rentas a pagar, cuestión que fue de agradecer. Pero nunca lo hizo a los ganaderos. Pero una vez pasada esta desgraciada pandemia, el alcalde Salaya, así como la Delegación del Gobierno han cambiado totalmente su posición frente a los agricultores y ganaderos y han iniciado un proceso para desahuciarlos. Y Asaja Extremadura no lo va a permitir».

Por último, añade que «el proceso es sencillo. Por primera vez en la historia no se renuevan los contratos de arrendamiento de las fincas rústicas, sino que se sacan a subasta. El precio a pagar por las mismas en los dos pliegos que hasta ahora han sacado suponen un incremento de más del 74% sobre el alquiler que pagaban e introducen cláusulas de dudosa legalidad e interpretación subjetiva como es el que diez puntos sean a criterio del patronato en función de circunstancias sociales u otras de naturaleza análoga. Así es el modo de colocar a los amiguetes. Y este año comienzan dejando en la calle a los arrendatarios de dos explotaciones La Alberquilla y Casasolilla y el año que viene ‘El Muelo’ y ‘La Orofresna’, y al llegar al 2025 todos fuera. En alguna reunión mantenida con la alta representación del gobierno hemos sugerido se respetase la prioridad de los ganaderos allí establecidos simplemente con la exigencia que fuesen agricultores a título principal, pero solo se tiene en cuenta de un modo residual. Es por ello que desde ASAJA EXTREMADURA iniciamos una serie de reivindicaciones ante el ayuntamiento de Cáceres para que los habitantes de esta ciudad conozcan el desprecio que este alcalde tiene hacia el sector agrario».

Todas las semanas van a solicitar la colocación de una pancarta en los aledaños del ayuntamiento, así como recogida de firmas para que estas familias de agricultores y ganaderos puedan seguir trabajando la tierra, además de otras acciones.