El Balneario El Raposo, ubicado en la zona vitícola de Matanegra y perteneciente a los términos municipales de Puebla de Sancho Pérez y Usagre, conmemora este mes de Julio el Centenario de su fundación por parte de Fernanda Durán.

100 años desde que Fernanda Durán (1.856 – 1.927) diera el paso y fundara el Balneario El Raposo, no siendo habitual, que a finales de siglo XIX y principios del XX, la mujer participara tan activamente en los sectores empresariales, sin embargo, Fernanda Durán fue una de las pioneras que abrió el camino en el sur de la provincia de Badajoz, siendo la fundadora del Balneario El Raposo.

Para el Director General del Balneario El Raposo, Ignacio Cortés, ésta conmemoración es muy importante, porque se trata de una empresa familiar en la que han trabajado tres generaciones.

La Sociedad «Alonso e Hidalgo S.R.C», propietaria y explotadora del Balneario El Raposo, se constituyó el 1 de Julio de 1.922 en la notaría de los Santos de Maimona. En 1.925 se construyó un Hotel de 20 habitaciones dobles que tuvo como nombre ¨San José¨ y que sirvió para alojar a la gran cantidad de personas que empezaron a llegar al Balneario en busca de alivio a sus dolencias. En 1.926, y por Real Orden publicada en la Gaceta de Madrid nº 191, se obtiene la Declaración de Utilidad Pública y pasaría, el establecimiento, a ser considerado como Balneario.

En el año 1.943 entra a formar parte del accionariado de la sociedad la Familia Cortés, siendo Carlos Cortés quien compra el 50% de las acciones de la Sociedad del Balneario a la familia Alonso, constituyéndose así la Sociedad “Hidalgo y Cortés S.R.C”.

Posteriormente fue Antonio Cortés, su hijo y padre de los actuales accionistas, quien se hizo cargo, junto a su esposa Dña. Pilar Moro, de la gestión y administración del Balneario.

En el año 1.997 se produce el fallecimiento repentino de Antonio Cortés y sus cuatro hijos (Ignacio, Gonzalo, Álvaro y Jaime, actuales administradores de la sociedad) junto a su viuda, llevan a cabo en 1.999 la compra del 50% de la sociedad a la Familia Hidalgo, constituyéndose la actual Sociedad “Balneario El Raposo S.L”, iniciándose en ese momento un período de profundas transformaciones, consistentes en obras, reformas, ampliaciones, para dotar al Hotel y Balneario de los servicios e instalaciones con los que cuenta en la actualidad.

La clave, para que los proyectos empresariales perduren de generación en generación está ¨en la ampliación y diversificación¨, destaca Ignacio Cortés, ¨si el Balneario sigue en pie, es porque cada generación ha trabajado por aportar algo nuevo e innovador para seguir creciendo y diversificándose¨.

La 3ª generación apostó por la diversificación y así se consiguió ampliar la base de clientes, de servicios y de productos. La 4ª generación, cuando tome el relevo, debe de crear las bases para cimentar el crecimiento, la innovación y la responsabilidad social corporativa de los próximos 30 años.