Del 10 al 13 de agosto, el yacimiento de Cáparra acogerá cuatro espectáculos de ediciones anteriores del Festival de Mérida en está séptima edición en la extensión: El aroma de Roma, La tumba de Antígona, Miles Gloriosus y ¡Qué salga Aristófanes!.

Y, además, este año el Festival amplía horizontes con una nueva actividad en Plasencia, que acogerá el 10 de agosto el pasacalles Aquiles, de la compañía La Fam. Este espectáculo recorrió las calles de Mérida en la 67ª edición y ahora llega a las calles del municipio cacereño.

Durante la rueda de prensa de presentación, Jesús Cimarro, director del Festival de Mérida ha destacado que esta extensión se está convirtiendo en un punto de referencia de las artes escénicas. Además, ha hecho especial hincapié en la presencia que tiene el Festival, por primer año, en las calles placentinas.

Por su parte, la diputada delegada de Igualdad de la Excma. Diputación Provincial de Cáceres, Antonia Molina, ha querido agradecer la presencia del Festival en la comarca Cáparra-Tierras de Granadilla, ya que supone un reclamo turístico y es “una manera de luchar contra el despoblamiento”. De igual forma, ha querido destacar la presencia del teatro que “nos reconstruye cuando estamos en peligro de derrumbe”.

A la presentación también ha asistido la presidenta de Ceder Cáparra, Julia Gutiérrez, que se ha mostrado feliz y agradecida por hacer posible que “la cultura en mayúsculas” llegue a la comarca. “El teatro es arte, es cultura, es el medio ideal para desarrollar esa sensibilidad cultural que nos invita a la reflexión” destacaba en su intervención además de considerarlo el evento del año para la zona.

La extensión de Cáparra, que celebra su séptima edición, supone un importante motor de desarrollo para la comarca por la atracción que supone para un turismo de cercanía, y también para el extranjero.

PROGRAMACIÓN 

El aroma de Roma / 10 de agosto a las 22.30h

Cayo es un bailarín que ofende a Nerón en una de sus famosas bacanales, por lo que el emperador le condena a muerte. Por suerte logra escapar y planea ocultarse en una escuela de baile al tiempo que persigue su sueño de ser un gran saltator. Pero se confunde de casa y acaba en la escuela de gladiadores del senador Pisón.

El equívoco llevará a Cayo, sin pretenderlo y casi sin saberlo, a formar parte de una conspiración contra Nerón, a ocasionar el declive de los juegos de gladiadores, y a revolucionar el teatro, la música y la danza. Y a provocar muchas, muchas risas.

Pasacalles ‘Aquiles’ / 10 de agosto a las 20.00h

Aquiles, hijo de la diosa Tetis y del mortal Peleo, fue uno de los grandes héroes de la mitología griega. De todos los que lucharon en la Guerra de Troya fue el más reconocido. Su papel en la guerra fue decisivo para la victoria de los griegos, pero eso no significaba que pudiese asistir a la caída de Troya.Pese a sus cualidades sobrehumanas, Aquiles era mortal. Su muerte fue anticipada y, al contrario que otras figuras como Heracles, no le esperaba la edificación, sino una vida de desesperanza en el mundo de las sombras. La extrema fortaleza, crueldad, arrogancia y belleza de Aquiles se convirtió en el prototipo de todos aquellos que quisieran pagar por vivir una vida ilustre, peligrosa y acelerada.Después de su éxito en la edición 67 del Festival de Mérida, La Fam Teatre vuelve, esta vez, en una nueva extensión que se une a la programación del Festival: Plasencia.

La tumba de Antígona / 11 de agosto a las 22.30h

“Antígona, en verdad, no se suicidó en su tumba, según Sófocles, incurriendo en un inevitable error, nos cuenta.” Con estas palabras inicia María Zambrano su obra La tumba de Antígona (1967), una pieza teatral que aúna filosofía y literatura. En esas palabras iniciales se despliega el sentir zambraniano en todo su esplendor: esperanza, tiempo, delirio, amor.

Esperanza como el último sustento de la vida que permite germinar en conocimiento; tiempo para que la conciencia despierte; delirio para encontrar vínculos con la realidad cuando la realidad impide enraizar en ella la existencia; amor como sueño y sacrificio y promesa.

Estos ingredientes cuestionan el canon de manera radical, pues que Antígona no sólo no se quita la vida, sino que encuentra espacios de tiempo en su delirio con los que poder renacer.¿No estamos acaso ávidos de nacer del todo?¿De encontrar razones del corazón a la sinrazón de los tiranos?¿No tendremos enterrada viva una Antígona cada una de nosotras?.

Miles Gloriosus / 12 de agosto a las 22.30h

Miles Gloriosus, un militar fanfarrón, pagado de sí mismo, obsesionado por el sexo y narcisista, ha raptado a una bella joven y la tiene en su casa de Éfeso, donde vive también Geta, un esclavo a su servicio que ya conocía a la joven de antes y también al hombre del que verdaderamente está enamorada, y que por supuesto no es Miles.

Geta, deseoso de dar un escarmiento a su amo el militar y ayudado por un vecino que también quiere darle un escarmiento a Miles, –y es que, en Éfeso, casi todo el mundo quiere darle un escarmiento a Miles Gloriosus–, hace un agujero en la pared que comunica la casa del vecino con la del militar, de manera que los amantes puedan verse en secreto.

Todo se complica cuando los amantes son descubiertos por otro de los esclavos de Miles, que se dispone a ir a contárselo a su amo. Esto obligará a Geta a convencer al otro esclavo de que no ha visto lo que ha visto, recurriendo a un truco desternillante donde Geta nos deslumbra con su descaro y su ingenio.

El astuto Geta no se conforma con eso y aprovechando la obsesión de Miles por el sexo, trama un brillante plan….

¡Que salga Aristófanes! / 13 de agosto a las 22.30h

En un centro de salud mental un grupo de pacientes está ensayando una obra de teatro sobre Aristófanes que se exhibirá en distintos centros del país. Dirigidos por un antiguo catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, los dirigentes del centro observan atónitos el resultado del espectáculo. El catedrático/director cree encarnar al mismo Aristófanes, considerado como el creador del género de la sátira y la comedia, si eso no fuera suficiente, las escenas que los pacientes representan en el espectáculo están en contra de la corrección política, de la moral que impera en el momento.

Empieza aquí un debate que nos hará reflexionar sobre los límites de la moral y la libertad de expresión ¿Quién decide lo que es políticamente aceptable y lo que no lo es? Estamos expuestos a una sociedad sobreprotectora capaz de vetar contenidos a juicio de algunos, los nuevos críticos de la sociedad, quienes señalan a otros, los “culpables” para demonizarlos a través de unas plataformas que ofrecen total anonimato, las redes sociales, las hogueras de la actualidad.

Más información y horarios sobre la programación y venta de entradas en www.festivaldemerida.es