El pasado viernes La Asociación para el Desarrollo de la Cultura del Vino en Tierra de Barros (AVITIBAR) volvía a reunirse con un único motivo, promover actividades relacionadas con la elaboración del vino y sus diferentes momentos. Esta vez, 36 personas se dieron cita en las Bodegas Ribera Nature de la localidad pacense donde se llevó a cabo una cata comparativa de distintas variedades.

Para el riojano Ricardo Cantera, enólogo de la citada bodega, aclara, que “entendiendo ’momentos’ como la vida del vino y su proceso de maduración hasta que es llevado a una botella”.

De este modo se iniciaría con una primera cata, Abaxial, del cuál explicó, “nace como ‘necesidad’ de cubrir las peticiones por parte de clientes de tener un vino blanco, pero no estamos en disposición de ofrecerlo, ya que nuestro proyecto es tranquilo y va poco a poco…, Abaxial es ‘la parte que no se ve’ es ‘el envés’, ya que nuestro proyecto de blanco de finca, orientado a la viña de La Jara está en desarrollo, hemos decidido hacer un blanco de uvas tintas, de una parte de la garnacha tinta de nuestra finca de Quintana, y por ello el nombre….sorprenderá la etiqueta…..y la historia que queremos contar con este vino divertido y diferente” apunta Cantera, con un Vino blanco de uvas tintas garnacha. Se llamará Abaxial que significa que está fuera del sistema, que no es normal. 13.7°.

En cuanto a la segunda cata se comenzó probando la variedad Monastrel, 12° de vino tinto, que siendo mediterránea, es de ciclo largo, su base se usa en la mezcla de basic…, fresco, especiado, muy fino….ideal para mezclar con garnacha como llevan haciendo los franceses cientos de años.

Para este ‘hacedor de vinos’, como gusta llamarse: “Hacemos 4 garnachas diferentes, probamos la base de lo que se utiliza para basic y que lleva en foudre de roble ya 3 meses, todas nuestras tintas y todos nuestros vinos Pentateuco provienen de la finca de Quintana. Vino tinto garnacha, 14 °”, añadió.

En cuanto a la variedad tempranillo expuso, “es muy delicada, ‘muy señorita’, sufre mucho los extremos, y estamos en ‘EXTREMADURA, su nombre lo tiene por algo, en campo tiene mucho más trabajo para que exprese su nobleza, y forma parte de nuestros CUVÊE y TERROIR fundamentalmente”. Sobre el Cabernet Sauvignon, con toques balsámicos y de ciruela, “forma parte al igual que el tempranillo del CUVÊE y TERROIR, su intensidad y profundidad permiten estilos de vino modernos, muy apreciados por los consumidores”.

Ya metidos de lleno en el vino tinto mazuelo, “una variedad del valle del Ebro, pero cultivada a ambos lados de los pirineos, Mazuelo, Mazuela, Cariñena, Carignan, Carignano de Sulcis…., es quizás mi preferida, porque su expresión es muy interesante en la zona”.

Por último del Pentateuco Cuvée de la cosecha del 2020: “Quisiera que fueran otros los que hablaran de él…., es un vino de estilo definido, de corte moderno, intenso y poderoso, pero largo y fino, equilibrio entre matices de fruta, crianza y mineralidad, que surge después de probar 6 vinos a modo de ‘bis’ como si de un concierto se tratara” añadió.

A lo que a modo de despedida declaraba, “Un gran placer compartir nuestros vinos 2021 con la AVITIBAR y también con miembros de la EVA BEBA que vinieron de los Santos…nuestro proyecto siempre estará cerca de todos aquellos que defienden nuestra cultura y tradiciones. Para apreciar el vino hay que conocerlo y sentirlo, por ello es muy necesario actividades donde puedas ver como se hace y como evoluciona”.

Por su parte Antonio Flores, presidente de AVITIBAR: “Nos resultó tremendamente didáctica y pedagógica. Ya que en una misma cata pudimos diferenciar los distintos tipos de variedades, aprendiendo también a valorar de forma muy positiva la mezcolanza de los vinos en los multivarietales”. Quien iba más allá, “un lujo de ejercicio sobre vinos a punto de embotellarse. Una vuelta a las raíces de la elaboración más natural y cuidada. Una apuesta por la innovación, el desarrollo sostenible y la trazabilidad sanitaria”.

Juan Francisco Llano Báez