UPA-UCE ha reclamado hoy que la Junta de Extremadura publique “cuanto antes” los costes de producción de la uva porque los viticultores extremeños no pueden afrontar otra campaña más con precios ruinosos. “Cientos de explotaciones de Tierra de Barros se están jugando su continuidad, a lo que se suma la incertidumbre que viven por no saber cómo afectará la sequía al conjunto a la producción de uva”, destaca la responsable del vino de UPA-UCE, Catalina García.

Según los datos del Infovi, la producción de uva de la campaña pasada ha sido de 353 millones de Hl, lo que representa un 13,5% menos que la campaña anterior y se traduce en 5,5 millones de hl menos. “A pesar de la caída de la producción y de que hemos recuperado el canal Horeca, el precio que han percibido los viticultores por su uva ha sido ruinoso y eso no puede continuar así”, denuncia García.

Además, desde esta organización agraria piden que a aquellas empresas que incumplan la ley de la cadena, aparte de las sanciones correspondientes, se les prohíba también acogerse a ayudas dirigidas a inversión o promoción en terceros países, así como de las destinadas al sector industrial y comercializador.

En esta línea, el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas, se ha mostrado tajante: “el sector del vino necesita, de manera urgente, instrumentos efectivos de control que persigan las prácticas fraudulentas y sancionen a aquellas empresas o bodegas que se saltan la ley como mejor les parece”.

UPA-UCE destaca que los datos del sector a nivel nacional son positivos. En España, el consumo se ha incrementado en febrero un 20,8% con respecto al 2021.

Las exportaciones, por su parte, también han subido debido a que se ha reactivado el funcionamiento del canal Horeca internacional, pero hay incertidumbres ante el futuro porque el incremento de los costes de producción (gasóleo, fertilizantes, etc) está dejando al sector “contra las cuerdas”. “Por eso exigimos que las ayudas que reciben las bodegas por inversiones y promoción en terceros países se condicionen al cumplimiento de la ley de la cadena alimentaria”, mantiene Huertas.

Por último, desde UPA-UCE también reclaman el mantenimiento de la medida de reestructuración y reconversión del viñedo para los próximos años, pero con “un refuerzo del presupuesto” y que la ayuda se adapte a la subida de los insumos. “Es la única medida que ayuda a los viticultores a mejorar la calidad de la uva y, por tanto, de nuestros vinos. Además, incrementa la competitividad del sector y sirve para afrontar la peor lacra en la región: la enfermedad de la yesca. Necesitamos más investigación con el fin de disponer de materias activas eficaces para su tratamiento”, concluye García.