Los cambios de la última reforma laboral, que priorizan la contratación indefinida, han supuesto un importante descenso de la temporalidad y un fuerte incremento de los fijos discontinuos en Extremadura, según un informe elaborado por la consultora Stratego sobre el impacto de la reforma en el mercado laboral de la región.

En concreto, el número de afiliados al Régimen General de la Seguridad Social con contrato temporal se ha reducido en más de 32.200 personas en el último año, al pasar de 86.033 en diciembre de 2021 a 53.810 al cierre de 2022. Esto supone un descenso del 37,5%, que contrasta con una subida de más de 38.100 afiliados con contrato indefinido. Se observa, por tanto, un claro trasvase de empleo temporal a empleo indefinido, acompañado de un crecimiento del nivel de ocupación.

Estos cambios tienen como resultado una notable pérdida de protagonismo del empleo temporal, pues los afiliados con este tipo de contratos en el Régimen General han pasado de representar una media del 39,8% del total en los últimos años a un 23,4% el pasado diciembre, de modo que se ha producido una reducción de más de 16 puntos.

Las cifras de la Seguridad Social reflejan que en torno a una sexta parte del incremento de la afiliación indefinida del último año se ha debido a los fijos discontinuos. En diciembre, Extremadura contó con 10.486 afiliados medios diarios con este tipo de contratos. Son 5.979 más que el año anterior, lo que supone un incremento del 131,1%. Es decir, la cifra de fijos discontinuos activos en la región ha subido a más del doble en un año.

Desempleo de los fijos discontinuos

Sobre el impacto de este incremento de los fijos discontinuos en los datos de desempleo, el informe señala que las estadísticas actuales del SEPE no permiten conocer las cifras con exactitud, pero realiza una aproximación con el análisis de los demandantes de empleo con relación laboral. En este apartado se incluye tanto a los fijos discontinuos como a los trabajadores en ERTE.

Según el informe, la media mensual de desempleados con relación laboral en Extremadura en 2019 y tras el paréntesis de la pandemia era de 5.000 personas. En 2022, con las nuevas condiciones de la reforma laboral, se observa un primer repunte en julio y un crecimiento vertiginoso desde octubre. El año ha finalizado con 22.037 demandantes con relación laboral, 17.000 más que el año anterior, que suponen una subida del 337%.

El estudio apunta que todo este incremento cabe achacarlo a los fijos discontinuos, puesto que los trabajadores en ERTE se han reducido en este periodo de 1.422 a 349. No obstante, señala que no es posible descontar estos 17.000 demandantes en la bajada del paro registrado, porque el resultado tampoco guarda lógica con la evolución de los afiliados.

Enlace al informe.