Las organizaciones agrarias UPA-UCE Extremadura y Asaja Extremadura reclaman a la consejería de Agricultura de la Junta una evaluación “exhaustiva” de los daños en el cultivo de la cereza como consecuencia de las últimas lluvias registradas en la región. “Los productores de cereza se enfrentarán a graves pérdidas por segundo año consecutivo”, destacan desde ambas organizaciones agrarias.

Por ello, UPA-UCE y Asaja Extremadura han pedido a la consejería de Agricultura que haga un estudio detallado de los daños que ha sufrido el cultivo y, posteriormente, se reúna con ambas organizaciones agrarias para analizar la situación y estudiar las posibles medidas que se pueden poner en marcha. “Los productores de cereza necesitan apoyos que les ayuden a paliar la complicada situación que atraviesan de nuevo en esta campaña”, mantienen.

Las dos organizaciones agrarias insisten en la necesidad de que se modifique el seguro agrario porque los agricultores del norte cacereño no podrán seguir afrontando más campañas consecutivas de pérdidas. “El futuro de la cereza y toda la comarca del Valle está en serio peligro”, alertan.