Hans Rudolf Gerstenmaier, uno de los grandes benefactores recientes del museo del Prado, falleció el pasado 30 de enero a los 87 años. Coleccionista de origen alemán, afincado en España, triunfó en nuestro país como empresario y se concentró como coleccionista en el arte de finales del siglo XIX y principios del XX.

En 2019 cedía al Prado once obras de pintores como Hermen Anglada-Camarasa, Eduardo Chicharro, Ignacio Zuloaga, Joaquín Mir, Eduardo Chicharro, Agustín de Riancho, o Juan de Echevarría, cuadros que suplían carencias de la colección de pintura moderna española del Prado.

Exposiciones en el MUBA

Gracias a Gerstenmaier, el Museo Provincial de Bellas Artes de Badajoz, MUBA, pudo disfrutar de las importantes exposiciones de pintura flamenca y pintura española de su colección.

En 2017 la pinacoteca provincial ofrece una exposición de pintura flamenca de la colección Gerstenmaier, que bajo el título “De Rubens a Van Dyck“ mostró 67 obras de 26 artistas que pudo visitarse hasta el 7 de enero de 2018.

Esta exposición trazó un recorrido desde el siglo XV hasta principios del XVIII. Resumió el arte flamenco, reflejo de los acontecimientos históricos acaecidos en los Países Bajos, con luchas civiles y religiosas que concluyeron con el advenimiento de la República holandesa en 1581 y el declive del Imperio español.

A través de las obras expuestas se pudieron apreciar las principales características de esta pintura, así como el empleo de colores brillantes, la luz, las escenas que siempre remiten el paisaje estereotipado o el equilibrio de los personajes. Así, el visitante tuvo la oportunidad de admirar obras de marcado carácter religioso, mitológico y retratos.

La otra muestra que acogió el museo pacense en 2016 fue la titulada «Senderos a la Modernidad. Pintura española de los siglos XIX y XX” perteneciente a colección del alemán y que permaneció del 26 de febrero al 15 de mayo en las salas de la pinacoteca .

La muestra presentó una selección de 78 obras de una treintena de pintores de la talla de Zuloaga, Sorolla, Anglada Camarasa, Francisco Padilla, Álvarez de Sotomayor o Carlos de Haes, que permitió un recorrido por la pintura española de finales del siglo XIX y principios del XX.

Esta fue la primera vez que se pudo disfrutar en Extremadura de una exposición de primer nivel y que proporcionó una visión de conjunto de pintores representados en los mejores museos de España como el Museo del Prado, el Thyssen o el Nacional de Arte de Cataluña.

Gerstenmaier

Nacido en Hamburgo en 1934, Gerstenmaier llegó en autoestop a Barcelona en 1962, “con 1.000 pesetas en el bolsillo y ganas de comerme el mundo”, declaró. Diez años después había progresado. Fundó una exitosa empresa de recambios automovilísticos e inició una colección de pintura que sería portentosa. Medio siglo más tarde el generoso amigo germano del Prado, donó agradecido al museo algunas de sus obras más relevantes, como el tardío y sobrio retrato pintado por Sorolla de Ella J. Seligmann, la esposa del marchante británico del genio valenciano.