La directora general de Cooperativas y Economía Social, Angélica García, ha impartido este jueves una ponencia en el I Curso sobre Emprendimiento Cooperativo, organizado en el campus universitario de Badajoz, en colaboración con la Universidad de Extremadura, dentro de la programación de los XII Cursos Internacionales Verano Otoño.

Durante su intervención ha desgranado las principales novedades de la Ley de Cooperativas de Extremadura en apoyo al sector, así como las diferentes líneas de ayudas y el fomento de la economía verde y circular a través de las sociedades cooperativas.

La directora general ha expuesto al alumnado del curso ‘Cooperación cooperativa como herramienta de trabajo en red’, los diferentes tipos de entidades que actúan en la economía social, promoviendo el emprendimiento y el autoempleo, y ha destacado la empleabilidad que crea el sector en el marco de una economía sostenible donde prima la persona por encima del capital.

COOPERATIVISMO FRENTE A LA DESPOBLACIÓN

Además, García ha subrayado la colaboración entre la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio y la Universidad de Extremadura en estudios y acciones formativas para difundir y poner en valor la economía social.

Ha señalado, entre otras acciones, el estudio del impacto del cooperativismo en las zonas con riesgo de despoblación; el establecimiento de medidas de dinamización; el decreto de incentivos a la integración cooperativa y propuesta de nuevos modelos de integración, así como el planteamiento de necesidades formativas en materia de economía social en Extremadura para personas trabajadoras como para estudiantes.

Angélica García también ha destacado las actuaciones formativas que se imparten junto a la UEx en el marco de la Escuela Joven de Economía Social y Circular, sobre formas jurídicas, modelos de financiación alternativa, emprender en economía social, entre otras al tiempo que ha apuntado las líneas de ayudas de la Dirección General de Cooperativas destinadas a entidades asociativas y profesionales autónomos; a la reestructuración del sector agroalimentario; a nuevas contrataciones de personal cualificado, así como para el mantenimiento de empleo.