El Sindicato del Profesorado Extremeño (PIDE) denuncia el exceso de tareas que tienen que afrontar los docentes, al margen de la prioritaria, la labor docente, que genera una sobrecarga de trabajo que no ha sido tenida en cuenta de desde el punto de vista laboral, ni salarial. «La Consejería de Educación ajena a la verdadera realidad de los centros educativos nos está separando cada día más de nuestros alumnos» señalan.

Muchos docentes manifiestan al sindicato su cansancio, su agobio y su desmotivación por esta especie de “acoso laboral” al que son sometidos por la Administración Educativa. Y añaden que «los centros educativos públicos y sus docentes necesitan menos burocracia y más autonomía docente».

«La carga de trabajo que suponen los diferentes planes y programas sin la dotación suficiente de recursos humanos y salariales, la premura de tiempo en cuanto a plazos, la presión a la que desde la inspección se somete a los centros están colmando la paciencia de los equipos directivos y de los docentes y provocando, además, que la tarea central del docente (impartir clases a sus alumnos) empiece a verse afectada».

En este septiembre, además del incremento de tareas con respecto a los cursos precedentes, se une el que estas se agolpen al inicio de curso cuando en los centros educativos se están realizando horarios, programaciones didácticas, la PGA o el DOC para presentarlos a la inspección, sin tener en cuenta que el centro es una entidad viva y surgen muchos imprevistos a lo largo del día. En este sentido, señalan que «es llamativa la imposición de realización de cursos formativos, por ejemplo del PLAN DE IGUALDAD, que se está convirtiendo en una carga de trabajo enorme para los equipos directivos y miembros de la comisión, o el curso sobre el uso del DESFIBRILADOR, que obliga a los docentes a realizarlo fuera de su horario laboral y de su localidad».

El sindicato PIDE ha propuesto reiteradamente en mesa de negociación, por escrito y por registro, una nueva jornada laboral que solucione esta problemática que va in crescendo en los últimos años.

Dentro de la propuesta de PIDE está la necesaria contratación de personal de administración y servicios, la supresión definitiva de las tardes en los centros y de la exclusiva (todos los cuerpos docentes deben tener 18 horas lectivas dentro de las 25 de permanencia, tanto maestros como profesores), así como un nuevo acuerdo de licencias y permisos que mejores las deficiencias del actual.

«Debemos restaurar y fortalecer el prestigio y reconocimiento del docente, quien debe ser el referente en la transmisión de conocimientos y, por ende, del desarrollo de la sociedad. Y dentro de ese reconocimiento está mejorar sus condiciones laborales, incluidas las salariales, reducir ratios, aumentar y estabilizar plantillas, para dar una educación más personalizada aumentando los recursos a disposición de docentes y alumnos».

Hay que incidir en el hecho de que la sobrecarga laboral repercute en la vida personal y social del docente, con riesgos evidentes, que se manifiesta en la aparición de diferentes patologías en el ámbito de la salud física y mental.

Todo ello influye en la productividad, con un impacto negativo en todos los agentes implicados en el proceso educativo.

Por último, PIDE indica que «sin duda, se trata de un grave problema para los docentes extremeños. Por ello, instamos a la Consejería de Educación y Empleo que convoque urgentemente una Mesa Sectorial para abordar la mejora de sus condiciones laborales (implantación de una nueva jornada lectiva dentro de la cual se contemplen tareas de formación, mejora de las licencias y permisos, incremento salarial,…) puesto que el sistema educativo es el que vertebra la evolución de cualquier sociedad y los docentes son los pilares estructurales sobre los que se asienta su peso y necesita ser fortalecido».